• La oposición venezolana denuncia un intento del Gobierno de Venezuela de impugnar a 22 diputados opositores.
  • "Denunciamos este intento de golpe de estado judicial contra la voluntad de los venezolanos", dijo el representante de la MUD Jesús Torrealba.
  • El Tribunal Supremo de Venezuela desmiente haber recibido impugnación de elecciones como denunció la oposición, pero el Supremo venezolano está controlado por el chavismo, así que no es de fiar.
El secretario ejecutivo de la coalición de partidos opositores venezolanos Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, denunció este martes un "golpe de estado judicial" de parte del gobierno que intenta impugnar a 22 diputados, electos en los comicios legislativos de diciembre, a dos semanas de asumir el control del Parlamento, informa Univisión. "Denunciamos este intento de golpe de estado judicial contra la voluntad de los venezolanos", dijo el representante de la MUD en una rueda de prensa, en la que aseguró que este martes el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que ya se encontraba de vacaciones hasta el 11 de enero, reabrió sus puertas para recibir el recurso de impugnación de los parlamentarios. Aunque Torrealba explicó que desconocen los nombres de quienes podrían ser impugnados, aseguró que el próximo 5 de enero los 112 diputados electos asistirán a ocupar sus curules. "La Asamblea Nacional se va a instalar (...) De eso no tengan la menor duda", dijo. En la rueda de prensa, acompañaron al secretario ejecutivo de la MUD el excandidato presidencial Henrique Capriles, así como un grupo de líderes de distintos partidos. La oposición hace esta denuncia en momentos en que los chavistas se preparan para juramentar a 13 jueces del TSJ en sesiones extraordinarias que fueron convocadas por el presidente de la Asamblea y número dos del chavismo, Diosdado Cabello. Recordemos que el pasado 6 de diciembre, la oposición obtuvo 112 diputados electos (de 167), lo que les confirió una mayoría de dos tercios de la Asamblea Nacional, con la que podrían convocar incluso un referéndum revocatorio para acortar el mandato del presidente de Venezuela Nicolás Maduro (en la imagen), una asamblea constituyente, así como aprobar una amnistía para la liberación de los llamados "presos políticos". Y aunque el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela desmintió en un comunicado haber recibido un recurso para impugnar los resultados de las elecciones del pasado 6 de diciembre (según BBC), no hay que hacerle caso porque es un tribunal dominado por el régimen chavista así que no es de fiar. Y en el fondo de todo esto late una ideología, el marxismo-leninismo, que justifica cualquier cosa con tal de permanecer en el poder (recordemos las grandes dictaduras comunistas de la historia). Un marxismo-leninismo que es la misma ideología que sustenta en España a Podemos. No lo olvidemos. Andrés Velázquez [email protected]