• La última medida de Maduro: los funcionarios venezolanos solo trabajarán lunes y martes para ahorrar energía.
  • La oposición acusa al gabinete de Maduro de no haber invertido lo suficiente en la red eléctrica para hacer frente a la demanda.
  • A todo ello hay que añadir la escasez de productos de primera necesidad, lo que obliga a los venezolanos a hacer cola en las tiendas y a enfrentarse a la peor inflación del mundo, un 180% en 2015.
  • Y encima, los venezolanos padecen una terrible inseguridad ciudadana.
Ante la grave crisis energética que padece Venezuela, la semana pasada el Gobierno venezolano anunció cortes en el suministro de cuatro horas al día, durante 40 días, en los diez estados más poblados, con la excepción de la capital, Caracas. El presidente Nicolás Maduro también decretó un cambio de huso horario de 30 minutos, la creación de más festivos o la reducción a seis horas diarias de la jornada en los ministerios. Pero la última medida de Maduro ha sido ordenar que los funcionarios solo trabajen dos días a la semana -lunes y martes-, informan agencias. Los grandes consumidores de energía, incluidos los hoteles, deben autoabastecerse de electricidad nueve horas al día, lo que ha llevado a los centros comerciales a reducir sus horarios de apertura. El Ejecutivo se escuda en que los 18 embalses de Venezuela sufren sequía por El Niño, un fenómeno meteorológico que afecta a Suramérica, pero la oposición acusa al gabinete de Maduro de no haber invertido lo suficiente en la red eléctrica para hacer frente a la demanda. Y la oposición tiene razón, porque Venezuela dispone de las mayores reservas de petróleo del planeta y con esa riqueza bien podía haber creado esas infraestructuras. A todo ello hay que añadir la escasez de productos de primera necesidad (que son de importación), lo que obliga a los venezolanos a hacer cola en las tiendas y a enfrentarse a la peor inflación del mundo, un 180% en 2015. Y encima, los venezolanos padecen una terrible inseguridad ciudadana, con los más altos niveles del mundo de delincuencia. En este contexto, Maduro se ve presionado por la oposición que este martes logró una victoria simbólica para iniciar la recogida de firmas, que servirían para convocar un referéndum revocatorio contra el presidente. Este procedimiento se puede solicitar una vez que se ha cumplido la mitad del mandato, algo que sucedió el pasado 19 de abril, informa Reuters. José Ángel Gutiérrez [email protected]