• El presidente de EEUU atacó ayer miércoles a los tribunales de su país, a los que considera "muy politizados".
  • Pero el designado por él mismo para cubrir la vacante en el Tribunal Supremo, Neil Gorsuch, dijo que sus críticas a la justicia son "decepcionantes" y "desmoralizantes".
El presidente de EEUU, Donald Trump, atacó ayer a los tribunales de su país, a los que considera "muy politizados", y en particular a la corte de apelaciones que revisa su veto migratorio, temporalmente suspendido. En un discurso ante jefes de Policía y oficiales de las fuerzas del orden, Trump dijo que "lo correcto" sería que esa corte restaurase su veto. Antes y después de su discurso, Trump insistió, en su cuenta personal de Twitter, en que una decisión judicial contraria a su veto afectará a la seguridad de los estadounidenses. El presidente denunció "un gran aumento" en la entrada al país de personas "de ciertas áreas". Por su parte, el designado por Donald Trump para cubrir la vacante en el Tribunal Supremo, Neil Gorsuch (en la imagen), dijo que las críticas del presidente son "decepcionantes" y "desmoralizantes". El presidente había puesto en solfa a los jueces que juegan a políticos, en referencia al que había paralizado su orden contra los viajeros procedentes de una serie de países islámicos que consideran abanderan el terrorismo. En cualquier caso, lo que pierde a Donald Trump son las formas. José Ángel Gutiérrez [email protected]