• "Los asesores (de Maduro) que lo piensen, un pueblo muriendo de hambre, que lo sepan. Los venezolanos morimos de hambre, que lo sepan", le espetaron los venezolanos al reconocer al líder de Podemos.
  • Al parecer, ellos sí identifican a Iglesias con la tiranía de Nicolás Maduro.
  • Mientras, Leopoldo López se reunió con Rodríguez Zapatero y exigió el retiro de la Asamblea Constituyente.
  • Y Felipe González dice que el diálogo de Zapatero en Venezuela sólo ha traído más presos políticos…
Pablo Iglesias, líder del partido de ultraizquierda español Podemos, y su novia, Irene Montero, fueron increpados por un grupo de venezolanos mientras se encontraban en una cafetería ubicada en el centro de Madrid. "Venezuela se muere de hambre", fueron los gritos hacia el dirigente que justifica el régimen de Maduro, recoge El Demócrata. El dirigente de Podemos ignoraba el incidente, mientras intervenían sus escoltas para alejar a los manifestantes. En tanto, Montero miró a quienes les increpaban sin llegar a responder. "Venezuela se muere de hambre. Los asesores (de Maduro) que lo piensen, un pueblo muriendo de hambre, que lo sepan. Los venezolanos morimos de hambre, que lo sepan", reclamaban los venezolanos. Y es que los venezolanos tienen claros los estrechos vínculos del líder comunista con el chavismo, un régimen que nunca ha sido condenado por Iglesias. El vídeo se puede ver aquí. Mientras, el líder opositor Leopoldo López reiteró este lunes al expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, la exigencia de que el presidente Nicolás Maduro retire la Asamblea Constituyente que se elegirá el domingo, durante una reunión en su casa, donde guarda arresto domiciliario, publica Infobae. "Se comunicó a Zapatero la exigencia del pueblo: que sea retirada la constituyente y que se respete decisión del pueblo" expresada en un plebiscito simbólico que hizo el 16 de julio la oposición contra la Constituyente, informó el dirigente Freddy Guevara, en su cuenta de Twitter. López, bajo arresto domiciliario desde el 8 de julio pasado luego de tres años y cinco meses en prisión, había sido visitado por Rodríguez Zapatero el pasado 12 de julio, pero no trascendieron mayores detalles de ese encuentro. La excarcelación ocurrió por gestiones de Rodríguez Zapatero y en medio de fuertes protestas de opositores que iniciaron hace cuatro meses para exigir la salida de Maduro, y dejan poco más de un centenar de muertes. Rodríguez Zapatero, que promovió en 2016 un fallido diálogo, aseguró en una entrevista con el diario chileno La Tercera que la única opción para salir de la crisis es "la búsqueda de consenso". Sin embargo, otro expresidente del Gobierno español, Felipe González considera que el diálogo que están llevando a cabo en Venezuela su sucesor Rodríguez Zapatero y otros expresidentes ha conseguido "lo contrario de lo que se pretendía" y ha tenido como resultado "multiplicar por seis el número de presos políticos, desabastecimiento e inflación infinitamente mayores y en ningún momento se ha devuelto poder a la Asamblea democráticamente elegida". Los presos, ha dicho, han pasado en este último año de 72 a más de 430, recogen agencias. En una entrevista en Antena 3, González se ha mostrado también crítico con la actitud del Gobierno español que, a su juicio, "se ha puesto de perfil". "Cuando le conviene ataca a Venezuela, incluso por razones políticas internas y cuando le conviene apoya el diálogo de Zapatero", ha lamentado. José Ángel Gutiérrez [email protected]