• Es decir, las células que no matan embriones, o sea, personas... y, encima, las únicas que cuentan con éxitos científicos en su haber.
  • Así lo demuestran dos descubrimientos científicos recientes: uno sobre el párkinson, en Japón, y otro en el tratamiento de la leucemia, en EEUU.
  • El primero refiere un exitoso trasplante de neuronas fabricadas, a partir de células madre de la piel.
  • Y el segundo consiste en reprogramar las células inmunes del paciente para que destruyan las células cancerosas.
  • Más evidencias de que "las células adultas son la mejor opción y la más efectiva en los tratamientos médicos", subraya Nicolás Jouve a Hispanidad.
  • El catedrático de Genética explica que los dos estudios trabajan con células iPSC, que proceden de algún tejido o son reprogramadas.
  • Estas son tan moldeables como las embrionarias, pero mejores: no matan a nadie, no provocan la aparición de tumores... y curan.
  • Matando embriones no se ha curado ni un resfriado.
De nuevo, constatamos que las células madre adultas son las que de verdad funcionan a la hora de tratar enfermedades, ofreciendo mejoras. Algo que no pasa con las células madre embrionarias, que además matan personas, abriendo un profundo debate ético. Así lo demuestran dos descubrimientos científicos recientes: uno sobre el párkinson en Japón y otro acerca de la leucemia en EEUU. Y se deberían de tener en cuenta para poner fin a la manipulación de embriones que, en definitiva, no es más que jugar con vidas humanas, y ha demostrado que no sirve para nada y además de debate ético, provoca incluso otros problemas de salud. El primer descubrimiento refiere un exitoso trasplante de neuronas fabricadas a partir de células madre de la piel. En concreto, han usado las denominadas células madre pluripotentes inducidas (iPSCs), células adultas genéticamente reprogramadas para pasar a un estado similar al de las embrionarias, teniendo más plasticidad. Y con estas iPSCs -en este caso, procedentes de la piel- han 'fabricado' neuronas, que después han sido transplantadas con éxito: mejorando los trastornos del movimiento del párkinson y sin provocar la aparición de tumores. En el segundo caso, relacionado con una forma agresiva de leucemia, consiste en reprogramar las células inmunes del paciente para que destruyan las cancerosas, combatiendo la enfermedad. Es la primera terapia génica, cuya comercialización ha sido aprobada por la Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA). Estamos ante más evidencias de que "las células adultas son la mejor opción y la más efectiva en los tratamientos médicos", ha subrayado Nicolás Jouve a Hispanidad. El catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) ha referido que los dos estudios trabajan con células iPSC, "que proceden de la piel o de algún otro tejido somático de adulto" -por ejemplo, órganos- "o que son reprogramadas". Este tipo de células son moldeables como las embrionarias, pero mucho mejores y eficaces: no matan a nadie y además no provocan la aparición de tumores. Cristina Martín [email protected]