• La red social recortará su plantilla un 8%, igual que hace un año cuando Jack Dorsey pasó a ser Ceo permanente.
  • Necesita reducir costes porque no logra recuperar valor en bolsa ni disparar sus ingresos por publicidad.
  • Se le caen las plumas: este año acumula 172 millones de pérdidas, pero podrían ser más (el jueves, da cifras del tercer trimestre).
  • Tampoco se le da bien captar usuarios: tiene 313 millones, sólo ocho millones más que a finales de 2015.
  • Su futuro está en el aire: Salesforce.com no presentará ninguna oferta.
Las cosas no van bien para Twitter. Las pérdidas continuadas, el hecho de no tener comprador a la vista y el anuncio de más despidos la colocan al borde del precipicio, demostrando una vez más que el pensamiento débil, y breve, no es rentable. La red social de microblogging recortará su plantilla un 8%, unas 300 personas, según informó Bloomberg. Esta maniobra es similar a la que se hizo hace un año, cuando Jack Dorsey (en la imagen) se convirtió en Ceo permanente y se estrenó con el despido de 336 empleados para recuperar el valor en bolsa. Twitter necesita reducir costes sí o sí. En primer lugar, porque no logra recuperar su valor bursátil: salió a bolsa en noviembre de 2013, pero casi tres después, la cotización está en 17,5 dólares, muy por debajo del precio de salida (26 dólares). Y en segundo término, los ingresos por publicidad, que suponen el 90% de su facturación, no crecen tan rápido como esperaba. Al mismo tiempo, al pajarillo azul más famoso de Internet se le caen las plumas. Este año ya acumula 172 millones de euros en pérdidas (73,4 millones en el primer trimestre y 98,7 millones en el segundo). Claro que la cifra podría crecer aún más, pues el jueves se conocerán sus cuentas del tercer trimestre, cuya publicación se retrasó unos días para no coincidir con otras compañías de Internet. A la red social tampoco se le da bien captar usuarios. Entre abril y junio, tenía 313 millones de usuarios mensuales activos, sólo un 1% más respecto al primer trimestre (310 millones) y ocho millones más en comparación con la cifra de finales de 2015. Parece que tanto en usuarios como en cuestiones de publicidad, Dorsey tendría que recibir unas clases de Mark Zuckerberg porque su red social, Facebook, tiene unos 1.600 millones de usuarios. El futuro de Twitter está en el aire. El mes pasado contrató a banqueros para manejar las ofertas de adquisición que se pudieran presentar. En un primer momento, se rumoreó el nombre de Google, pero Salesforce.com era la que tenía más posibilidades. Claro que al final, esta última no presentó ninguna oferta. Y por si tuviera pocos problemas, el pasado viernes, la red social fue una de las víctimas del ciberataque masivo que sufrió la costa este de EEUU. Ya saben, como dice el refrán, a perro flaco, todo son pulgas. Cristina Martín [email protected]