• Por primera vez, un imán hizo la lectura del Corán dentro de la basílica de Santa Sofía, y el evento fue transmitido en directo por la Tv del Estado.
  • Santa Sofía es la histórica iglesia de la cristiandad construida por Constantino, transformada en mezquita por Mahoma II en 1453 y re-transformada en museo por Kemal Ataturk en el año 1935.
  • Tampoco se olvida de la represión: más de 1.000 personas condenadas por insultar a Erdogan en solo un año.
Continúan los juegos recurrentes del presidente turco Recep Tayyep Erdogan (en la imagen) con Santa Sofía, en el intento de restituirla al culto islámico. Santa Sofía es la histórica iglesia de la cristiandad construida por Constantino y transformada en mezquita por Mahoma II en 1453 y transformada en museo por Kemal Ataturk en el año 1935, según recuerda Asianews y Wikipedia. Tras efectuar el anuncio en la vigilia del referéndum constitucional, en el cual se afirmaba que se habría de orar dentro de la histórica basílica Constantiniana, se pasó a los hechos: recientemente, por primera vez un imán hizo la lectura del Corán dentro de la basílica de Santa Sofía, y el evento fue transmitido en directo por la Tv del Estado. Y mientras, Erdogan no se olvida de la represión. Porque un total de 1.080 personas fueron condenadas por «insultar» al presidente turco durante 2016, según datos oficiales publicados por el Ministerio de Justicia y recogidos por el diario Cumhuriyet, uno de los pocos periódicos opositores que todavía se editan en el país eurasiático, informa ABC. Desde que llegó a la jefatura de Estado, en agosto de 2014, Recep Tayyip Erdogan ha echado mano con asiduidad del Código Penal turco, que recoge penas de hasta cuatro años de cárcel para aquellos condenados por «insultar al presidente» o «insultar a la nación turca, la República de Turquía, la Gran Asamblea Judicial, el Gobierno y la Judicatura». Mientras que sus predecesores en el cargo apenas acudieron a la justicia por este motivo, Erdogan ha demandado incluso a personas que habían realizado comentarios o chistes en las redes sociales. Tampoco los más jóvenes se libran de ser acusados de «insultar» a Erdogan. Las cifras del Ministerio de Justicia reflejan que 102 personas de edad comprendida entre 12 y 15 años, así como 138 de entre 15 y 18, fueron demandados por esta razón. Andrés Velázquez [email protected]