• Según varios medios, Washington está dividida entre los partidarios de aumentar el conflicto, especialmente contra Irán, y quienes recuerdan la invasión y el posterior infierno iraquí -cuna del EI- para rechazar tal estrategia...
  • Por el momento, eso sí, los partidarios de escalar el conflicto en la Casa Blanca pierden la partida.
En la guerra de Siria, en poco más de un mes, el ejército estadounidense ha bombardeado dos veces a las milicias leales al Gobierno sirio, ha derribado dos drones iraníes y ha abatido un cazabombardero del régimen, recuerda El Mundo. Es decisión del presidente estadounidense, Donald Trump. Por el contrario, Barack Obama evitó durante años su intromisión directa en el conflicto si no era contra el Estado Islámico (EI). Trump, que tanto criticó a Obama por sus acciones en Siria, tiene ante sí el dilema de o extender sus ataques a Rusia, Irán y Siria o contenerse. Según varios medios, Washington está dividida entre los partidarios de escalar el conflicto, especialmente contra Irán, y quienes evocan la invasión y el posterior infierno iraquí -cuna del EI- para rechazar tal estrategia... Por el momento, los partidarios de escalar el conflicto en la Casa Blanca pierden la partida. El sábado pasado, el portavoz Dillon aseguró a la prensa, desde el Pentágono, que su país está abierto a la participación de otros actores en la lucha contra el EI, incluso en Abu Kamal: "Si [las fuerzas pro Asad] quieren combatir al EI en Abu Kamal y tienen la capacidad de hacerlo, entonces serían bienvenidas. Nosotros, como coalición, no estamos por acaparar terreno. Estamos para matar al EI", apostilló. José Ángel Gutiérrez [email protected]