• Fue la acusación más grave del candidato republicano a la demócrata en el tercer debate electoral.
  • Pero Hillary Clinton ni se inmutó. La reina mundial del aborto considera que matar a un niño horas antes de nacer es todo un derecho de la mujer.
  • La demócrata replica: "Es una decisión que debiera tomar la mujer con su médico y su religión".
  • ¿Lo mismo si se trata de matar a un adulto? ¿Con el médico y la religión?
  • Trump decidirá "en su momento" si acepta el resultado de las elecciones y Clinton le acusa de estar "denigrando" la democracia.
  • Acusa a Clinton de estar detrás de las informaciones sobre acoso sexual y Hillary replica que no ve a las mujeres "con dignidad".
  • Y Hillary acusa a Donald de ser una "marioneta" de Putin, para quien Al Asad es "más duro y más inteligente" que Clinton y Obama.
  • En inmigración, Trump insiste en la construcción de un muro que separe Estados Unidos de México.
Tercer y último debate entre el candidato republicano a la Presidencia de EEUU, Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton (en la imagen). Durante el debate, discutieron temas como el aborto, la deuda nacional, la filtración de correos de Wikileaks, la situación en Siria y la inmigración, la Segunda Enmienda y el derecho a la tenencia de armas, Rusia o la polémica sobre las acusaciones por acoso sexual contra Trump. Al hablar del aborto, Trump ha criticado el apoyo de la demócrata a la interrupción del embarazo en los últimos meses de gestación. "Es terrible, en el noveno mes, como dice Hillary, sacar al bebé del vientre de la madre", recoge TVE. En ese punto, Clinton ha acusado a Trump de crear alarmismo, ya que no es habitual que una madre decida abortar en el último mes. "No creo que el Gobierno deba tomar esta decisión", ha dicho, y ha comparado la situación en otros países, donde la interrupción del embarazo no es legal. "Es una decisión que debiera tomar la mujer con su médico y su religión", ha zanjado. Oiga, y si se tratara de matar a un adulto: ¿también tendría que decidirlo el asesino junto a  su médico y a su pastor? Donald Trump también ha rechazado comprometerse a aceptar el resultado electoral de los comicios del próximo 8 de noviembre. Dijo que decidirá "en su momento" si acepta el resultado de las elecciones, y que por ahora va a "mantener el suspense". Según el candidato republicano, "hay millones de personas registradas para votar que no deberían estar registradas para votar". Tras estas palabras, Clinton acusó a Trump de estar "denigrando" la democracia estadounidense. "Me siento aterrada que alguien que está nominado por uno de los dos grandes partidos tome esta posición", afirmó la candidata demócrata. Respecto a las informaciones sobre acoso sexual, Trump acusó a Clinton de estar detrás de las acusaciones. En su opinión se trata "de historias falsas y ya desacreditadas". Hillary replicó: "Donald piensa que hablar así a las mujeres le hace un hombre más fuerte y más grande, porque no las ve con dignidad". En el ámbito internacional, Clinton acusó a Trump de ser una "marioneta" del presidente ruso, Vladimir Putin. "Nunca jamás un gobierno extranjero había intentado afectar o intervenir en las elecciones", ha dicho Clinton. Mientras que Trump ha reiterado su propuesta de colaborar con Rusia contra el Estado Islámico y ha vuelto a alabar a Putin como un líder fuerte, al contrario que Barack Obama. Para él, el presidente sirio, Bachar al Asad, es "más duro y más inteligente" que Clinton y que Obama. "Pensaban que se iría en dos años", ha recordado Trump, quien ha acusado a Clinton de haber causado el caos de la guerra en Siria con su apoyo a los rebeldes. "Si ganaran, algo que no va a ocurrir porque ahora están involucrados Rusia e Irán, los rebeldes serían tan malos como Asad", ha dicho. En inmigración, Trump insistió en la construcción de un muro que separe EEUU de México. "Quiero el muro, tenemos que detener las drogas. Tenemos a hombres malos que se tienen que ir. Cuando la frontera esté segura vamos a tomar una decisión sobre lo demás", ha declarado el magnate. Mientras que su rival demócrata dijo que bajo su presidencia no habrá "fronteras abiertas". Clinton expresó su "respeto" a la Segunda Enmienda, que protege el derecho a llevar armas en EEUU, pero pidió más "regulación". Mientras, Trump consideró que con Clinton la Segunda Enmienda no sobrevivirá. En el terreno económico, el candidato republicano aseguró que si llega a la Presidencia EEUU crecerá un 5% o un 6% anual. Por su parte, Clinton criticó las propuestas económicas del magnate neoyorkino que, en su opinión, sólo busca bajar los impuestos a los más ricos, y abogó por "reconstruir la clase media" para recuperar la economía. Durante el cara a cara ambos han pasado sin pestañear de las propuestas y la crítica políticas a los ataques personales. En otro de los momentos más tensos, el republicano ha lanzado una frase mientras Clinton defendía la reforma sanitaria de Obama. "Qué mujer tan desagradable", ha dicho Trump, recoge TVE. Andrés Velázquez [email protected]