• En Arabia Saudí, dice, "comenzaremos a construir una nueva base de cooperación y apoyo con aliados musulmanes para combatir el extremismo y el terrorismo".
  • La gira del presidente de EEUU continuará por Israel y el Vaticano.
  • Trump es optimista sobre las posibilidades de lograr la paz entre israelíes y palestinos.
  • Mientras, el Papa Francisco dijo: "Una persona que piensa sólo en hacer muros, sea donde sea, y no hacer puentes, no es cristiano. Esto no está en Evangelio".
El presidente Donald Trump (en la imagen) anunció su primera gira fuera de Estados Unidos. Arabia Saudita, Israel y el Vaticano serán las tres escaladas de Trump antes de llegar a Bruselas para la cumbre de la OTAN y Sicilia para la reunión del G7. El denominador común de la gira será afianzar la alianza antiterrorista que lidera Estados Unidos, informa El País de Uruguay. Confirmada desde hace un tiempo la asistencia de Trump a la cumbre de la OTAN del 25 de mayo en Bruselas y a la del G7 del día siguiente en Sicilia (Italia), la Casa Blanca anunció ayer jueves que la gira empezará en Arabia Saudí y continuará por Israel y el Vaticano. Trump romperá así la tradición de sus predecesores más inmediatos de elegir un país vecino, México o Canadá, como destino de su debut internacional. En Arabia Saudí tendrá lugar "una reunión verdaderamente histórica" donde "comenzaremos a construir una nueva base de cooperación y apoyo con nuestros aliados musulmanes para combatir el extremismo, el terrorismo y la violencia", anticipó. "Nuestra tarea no es dictar a otros cómo vivir, sino construir una coalición de amigos y socios que comparten la meta de combatir el terrorismo y llevar seguridad, oportunidad y estabilidad a un Oriente Medio devastado por la guerra", argumentó Trump. No obstante, como es bien sabido, Arabia Saudí financia a enemigos de EEUU y de Occidente como Estado Islámico. Así que su reunión con los árabes puede considerarse como una nueva cesión de Trump, tras sus últimas cesiones ante el Nuevo Orden Mundial. De Arabia Saudí el presidente se desplazará a Israel, donde prevé reunirse tanto con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, como con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás. Este miércoles, tras recibir a Abás en la Casa Blanca, Trump se mostró optimista sobre las posibilidades de lograr la paz entre israelíes y palestinos. El presidente asignó a su yerno, Jared Kushner, la supervisión de los esfuerzos para lograr este acuerdo de paz. En cuanto a su visita al Vaticano, la Santa Sede confirmó ayer que el Papa Francisco recibirá a Trump el 24 de mayo. Se trata del primer encuentro entre dos líderes que tienen posiciones muy diferentes sobre temas como migración y cambio climático. Las relaciones entre Francisco y Trump se enturbiaron después de que en febrero de 2016, a bordo del avión de regreso a Roma desde México, el Papa criticara las declaraciones contra los emigrantes del entonces precandidato presidencial. "Una persona que piensa sólo en hacer muros, sea donde sea, y no hacer puentes, no es cristiano. Esto no está en Evangelio", dijo Francisco. Trump, por su parte, dijo que el Papa es un "hombre político" y una suerte de instrumento del gobierno mexicano para la política migratoria. En resumen, Donald Trump continúa cediendo ante el Nuevo Orden Mundial (NOM). Primera salida: a Arabia Saudí, una de las tiranías más recalcitrantes del planeta. Vamos,  como un Obama cualquiera. Andrés Velázquez [email protected]