• 27 personas perdieron la vida en Alepo, en un ataque cuya autoría se desconoce, en el hospital Al Quds, respaldado por Médicos Sin Fronteras.
  • Los bombardeos de EEUU destruyen hasta 800 millones de dólares del Estado Islámico.
  • Los problemas financieros tienen un efecto directo en la capacidad de Daesh para pagar a sus combatientes.
La ciudad siria de Alepo (norte) ha amanecido este viernes en calma tras dos días de bombardeos y de fuego de artillería contra varios de sus distritos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Sin embargo, la pasada madrugada hubo ataques aéreos contra los barrios de Bustan al Qasr, Al Kasala, Al Yalum, donde solo hubo daños materiales; mientras que facciones islámicas dispararon cohetes contra las zonas de Al Azamiya y Al Hamdaniya, bajo control gubernamental, informan agencias. Como consecuencia, al menos 27 personas perdieron la vida en Alepo, en un ataque cuya autoría se desconoce, en el hospital Al Quds, respaldado por Médicos Sin Fronteras. Los bombardeos de ayer son una continuación del repunte de las hostilidades registrado en los últimos días en Alepo, que amenaza la supuesta tregua en la que se encuentra Siria. El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, dijo que todo apunta a que el régimen sirio de Bachar al Asad perpetró el bombardeo al hospital, y pidió a Rusia que asuma su "urgente responsabilidad" para presionar a su aliado para que deje de violar la tregua. Por su parte, Rusia aseguró que sus aviones no han bombardeado el hospital de Alepo, al tiempo que reveló que la única incursión aérea en la ciudad siria la noche del miércoles, cuando tuvo lugar el ataque, fue de la coalición internacional liderada por EEUU. El enviado de la ONU para Siria, Stafffan de Mistura, descartó que el bombardeo fuese un "error" y sostuvo que se trata de un crimen de guerra, aunque no se aventuró a señalar la autoría. Y mientras, el grupo yihadista Daesh estaría pasando sus peores momentos desde el punto de financiero, después de los últimos ataques de Estados Unidos contra lugares en los que almacenaban hasta 800 millones de dólares en metálico. El mayor general Peter Gersten, número dos de las operaciones y la inteligencia contra Daesh, reveló a la prensa que sus aviones han alcanzado al menos 20 puntos donde los yihadistas guardaban su dinero y que esto supone unas pérdidas entre 500 y 800 millones de dólares, informó ABC. Los problemas financieros tienen un efecto directo en la capacidad de Daesh para pagar a sus combatientes y, según Gersten, las estimaciones sobre la capacidad de reclutamiento se ha reducido a «200 hombres por mes», cuando hace un año la cifra era de 1.500 o 2.000 al mes, siempre de acuerdo a las estimaciones estadounidenses. José Ángel Gutiérrez [email protected]