• "Si hay un gobierno legítimo y está luchando contra el terrorismo, no debería ser prisionero o víctima del embargo de armas", subraya ahora el jefe de la diplomacia estadounidense John Kerry.
  • Y ha solicitado a la comunidad internacional apoyar al gabinete de unidad libio para lograr estabilidad y evitar que los yihadistas sigan ganando terreno gracias al vacío de poder en el país.
  • Eso, después del absoluto fracaso de la política estadounidense en Libia y norte de África…
Estados Unidos y otras potencias internacionales quieren levantar parcialmente el embargo de armas a Libia para facilitar la lucha contra el yihadismo en un país sumido en el caos desde 2011, informan agencias. "La comunidad internacional va a apoyar la exención del embargo de armas del Consejo de Seguridad para adquirir armas y munición para luchar contra el Dáesh", ha dicho el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry (en la imagen), en una rueda de prensa en Viena, junto a su homólogo italiano, Paolo Gentiloni, y el jefe del Gobierno de unidad libio designado por la ONU, Mohamad Fayez al Serraj. Francia y Alemania ya advirtieron al inicio de la conferencia, que ha reunido a una veintena de ministros en Viena, que la inestabilidad en Libia y el auge del yihadista Estado Islámico (Dáesh) en una situación de vacío de poder suponen una amenaza para Europa. Al Serraj ha pedido que se levante o alivie el embargo de armas internacional al país, así como el entrenamiento y la asistencia de las fuerzas gubernamentales libias para que éstas puedan "combatir el terrorismo". El líder libio ha insistido en que lo que se está solicitando es apoyo pero no una intervención de fuerzas extranjeras. "Si hay un gobierno legítimo y está luchando contra el terrorismo, no debería ser prisionero o víctima del embargo de armas", ha subrayado el jefe de la diplomacia estadounidense John Kerry. Por su parte, el ministro de exteriores italiano, Paolo Gentiloni, ha precisado: "No estamos hablando de eliminar el embargo, pero el embargo permite exenciones". "Vamos a pedir exenciones bajo ciertas circunstancias", ha añadido. Kerry solicita ahora a la comunidad internacional apoyar al gabinete de unidad libio para lograr estabilidad y evitar que los yihadistas sigan ganando terreno gracias al vacío de poder en el país. Pero lo hace después de que la política estadounidense en Libia y norte de África, fomentando la Primavera árabe y favoreciendo a grupos rebeldes -islamistas- haya resultado un fracaso y haya dado lugar al caos que hay ahora mismo en la región, con el auge del violento yihadismo. Andrés Velázquez [email protected]