• Con Rodrigo Echenique al frente y Rami Aboukhair como primer ejecutivo.
  • Aunque al principio se trata de unificar redes, la banca que busca Ana Botín es la de gestión de patrimonios.
  • Lo que en su día fue el malogrado Banif.
  • Por eso, el reciente nombramiento de Matarranz al frente de la división de gestión de activos, no es baladí.
Santander España ya tiene personalidad jurídica, gracias a la absorción del Popular. Lo ha afirmado este jueves el consejero delegado de Santander España, Rami Aboukhair, durante una entrevista en la COPE. Ahora bien, ¿se trata de algo positivo y buscado o, por el contrario, de una consecuencia inevitable? Lo cierto es que carecer de personalidad jurídica ha otorgado a Santander España algunas ventajas. Por ejemplo, le ha supuesto un significativo ahorro de costes, que ahora tendrá que afrontar sí o sí. Pero no todo es negativo. A partir de ahora, Santander España, con Rodrigo Echenique al frente (en la imagen) y con Aboukhair como primer ejecutivo, podrá especializarse y cotizar en bolsa, si ése es su deseo. Y es que, aunque al principio se trata de unificar las redes del Popular y del Santander, lo que busca Ana Botín es profundizar en la gestión de patrimonios, lo que en su día fue el malogrado Banif. Efectivamente, Banif, como alguna otra entidad, se quedó a medio camino entre banca privada (millonarios a los que, incluso, se les presenta la Renta) y banca personal (gestión de fondos y activos). Ahora, la tendencia de todo el sector -y no solo de Botín- es ir hacia la banca personal. Y ahí, el Popular encaja a la perfección: rentas medias de pequeños comercios, clientes tradicionales, pymes… Por eso, el reciente nombramiento de Víctor Matarranz, hombre de la confianza de Botín, como máximo responsable de banca privada y gestión de activos, no es baladí. Es el futuro. Pablo Ferrer [email protected]