• En dos casos, pero eso abre el caso a centenares de nuevas reclamaciones.
  • Y de paso ridiculiza a la CNMV que aprobó la salida a bolsa.
  • Y a todos los intermediarios que compraron o aconsejaron comprar acciones de Bankia.
  • Lo que no está claro en el fallo es si el Supremo habla de falsedad contable o de engaño en el folleto de emisión.
Éramos pocos y la abuela se dedica a coquetear. Durante la mañana del miércoles, el Tribunal Supremo daba un vuelco a la salida a Bolsa de Bankia. En concreto, fallaba a favor de dos suscriptores que demandaron a la Bankia, liderada por Rodrigo Rato (en la imagen) y su OPV. El Supremo asegura que hubo engaño pero no aclara si se trataba de fraude contable (eso es lo que se ventila en la Audiencia Nacional) o de las emisiones del folleto. En cualquier caso, han dejado en ridículo a la CNMV que permitió la emisión, los asesores de la colocación y todos los intermediarios que compraron o aconsejaron comprar acciones de Bankia. Pero, sobre todo, esto parece el cuento de nunca acabar. Ahora mismo hay reclamaciones por unos 900 millones de euros, y provisiones de Goirigolzarri por más del doble. Ahora bien, las reclamaciones pueden dispararse. Y no olvidemos que BFA, es decir, el Estado, tendrá que afrontar su cuota parte de esas indemnizaciones, bastante más de la mitad. ¡Qué movidón! Eulogio López [email protected]