• Que no hacia la información.
  • El carísimo precio por la liga ha arrastrado a las telecos a un negocio ruinoso.
  • Y ahora la Champions.
  • ¿Merece la pena invertir en algo que puede pasar de moda?
  • Vodafone y Orange piensan que no y renuncian a la próxima puja.
El fútbol en televisión ya no es lo que era. Al menos para las telecos, lo que antes era una exigencia para atraer a nuevos clientes -o para no perderlos-, se ha convertido en un quebradero de cabeza. Es imposible rentabilizar el precio pagado por los derechos de La Liga y de la Champions. Para lograrlo, las compañías deberían ofrecer ese contenido por el módico precio de 50 euros al mes. Imposible si tenemos en cuenta que los clientes comienzan a darse de baja cuando la factura alcanza los 15 euros mensuales. Pero el fútbol no lo es todo y el presidente de Telefónica lo sabe. José María Álvarez-Pallete (en la imagen) quiere cambiar de ciclo… hacia la ficción, que no hacia la información. Pallete quiere cambiar fútbol por series, un producto que, de entrada, es más barato y, por tanto, más fácil de rentabilizar. Además, mientras la audiencia del deporte rey está sufriendo cierto desgaste, la de las series está en pleno crecimiento. En definitiva, los 2.400 millones de euros que pagó Telefónica a Mediapro, en enero de 2016, por los derechos de retransmisión de la Liga de Campeones y de la Liga española hasta la temporada 2017-2018, han arrastrado a las telecos a un negocio ruinoso. Y no solo por el dineral, sino también porque el regulador -la CNMC- obligó a la operadora a ofrecer esos contenidos premium a terceros con el fin de que pudieran lanzar sus propias ofertas. ¿Merece la pena volver a pagar tanto por el fútbol, un producto que puede pasar de moda? La decisión corre cierta prisa porque la subasta para la Champions del próximo trienio (de 2018 a 2021) se va a celebrar a finales de junio. Y la UEFA solo piensa en aumentar sus ingresos, al menos un 30%. Los derechos para el campeonato nacional se subastarán, previsiblemente, a finales de año. Así las cosas, Vodafone y Orange han anunciado que no acudirán a la cita de la UEFA. Telefónica aún no se ha pronunciado. En cualquier caso, Pallete se inclina por la ficción. Habrá que ver hasta qué punto renuncia al fútbol. Pablo Ferrer [email protected]