• Ahí no habrá recortes, sino todo lo contrario, por el apalancamiento.
  • Ejemplo, Perú, donde invertirá unos 2.700 millones de euros hasta 2020.
  • Mientras, el presidente sigue configurando un equipo a su medida.
  • Atentos al próximo 27 de octubre: Telefónica publicará los resultados hasta septiembre. Un auténtico examen para Pallete.
Si dejas de pedalear, te caes y, además de hacerte daño, permites que los rivales te adelanten. No estamos descubriendo nada nuevo y es algo que José María Álvarez-Pallete (en la imagen) tiene muy presente. Por eso, en los países donde Telefónica tiene una posición de dominio, el presidente está dispuesto a echar el resto para mantener el pulso a la competencia. Estamos hablando, sobre todo, de fibra óptica, el activo sobre el que gira la estrategia de las grandes telecos. Ahí no habrá recortes por parte de Telefónica, al menos en las geografías donde lidere el mercado. Es el caso de Perú, donde Álvarez-Pallete ha prometido invertir 3.000 millones de dólares (en euros, unos 2.700 millones) durante los años 2016 y 2020. "Queremos seguir invirtiendo en el Perú. Llegamos al país hace más de veinte años y seguimos dispuestos a afrontar los desafíos de cara al 2021, año del bicentenario del Perú. Somos una compañía de inversiones a largo plazo", aseguró a principios de esta semana. Oiga, ¿y qué pasa con la deuda? Porque invertir conlleva aumentar la deuda, y la de Telefónica ya es suficientemente amplia. Concretamente, al cierre de junio era de 52.568 millones de euros o, si lo prefieren, tenía un ratio de apalancamiento de 3,2 veces el ebitda, cuando lo habitual en empresas similares es de 2,2 veces. Pues miren por dónde, no pasa nada, porque el plan de Pallete consiste en hacer todo al mismo tiempo: invertir, reducir deuda y, no nos olvidemos, pagar el dividendo prometido. Según algunos analistas, la tarea es prácticamente imposible. Según el presidente de Telefónica, se puede lograr. ¿Cómo? Ya lo hemos explicado en alguna ocasión. El dividendo se paga con la venta de activos o la entrada de socios financieros -véase O2 o Telxius-, además de, evidentemente, con la generación de beneficios. Y la deuda se reducirá poco a poco, precisamente con la generación de caja. Por último, la inversión, que seguirá adelante en mercados estratégicos aunque se tenga que recurrir a emisión de deuda. Mientras tanto, Pallete continúa configurando un equipo a su medida. El último 'fichaje', el de Eduardo Navarro como consejero delegado de Brasil, la franquicia más importante de la compañía. El próximo jueves, 27 de octubre, estén muy atentos a estas pantallas. Telefónica publicará los resultados hasta septiembre. Será un auténtico examen para don José María. Pablo Ferrer [email protected]