• Telefónica retrasa su consejo hasta el 4 de mayo. Se marchan Pablo Isla e Hinojosa. Ignacio Moreno (BBVA) se queda.
  • Es el primer ejercicio en el que los fondos van a juzgar la labor de Álvarez-Pallete, quien también renueva mandato.
  • Y resulta que los fondos representan el 70% de capital.
  • Y ninguno de los dos bancos (Caixa y BBVA) está dispuesto a perder un vocal.
  • Por ahora, Pallete podrá nombrar a dos.
El Consejo de Administración de Telefónica debería haberse celebrado hoy, miércoles 26 de abril, pero se ha retrasado hasta el 4 de mayo. Ese día se remitirá la consiguiente orden del día en la que figurarán los cambios en el Consejo. Y la clave de esos cambios es esta: se da la circunstancia de que vence el mandato de César Alierta como consejero que, o bien renueva por otros cuatro años como vocal o bien abandona el máximo órgano de Administración y continúa en la Fundación. Vencen los mandatos de Pablo Isla y de Gonzalo Hinojosa (Cortefiel), quienes abandonan el Consejo. También los del dominical del BBVA, Ignacio Moreno, el hombre de confianza de FG (sí, FG también tiene hombre de confianza), quien también renovará. Porque esa es otra: Caixabank tiene dos consejeros y el BBVA otros dos. Cada uno de ellos posee un 6% del capital. Y no están dispuestos a ceder ninguno. Vence también el periodo de Álvarez Pallete, que obviamente renovará, pero el caso es saber cómo renovará: si con el apoyo entusiasta de los fondos o con el menos entusiasta. Porque resulta que los fondos extranjeros poseen el 52% del capital de Telefónica, por un 18% los no nacionales. A eso unan un 15% de entidades que delegarán su representación en la Presidencia (los mencionados BBVA, Caixa, autocartera, etc.) y otro 15% de menudeo, de matildes, que ya no son lo que fueron. Pero la clave continúa estando en Alierta, quien abandonó la Presidencia pero se quedó en el Consejo, una situación un tanto anómala y que no deja manos libres, al menos totalmente libres, a Pallete. Un presidente que todavía no ha hecho los cambios definitivos, los suyos, al menos al 100 por 100, ni en el Consejo, ni en el equipo directivo. Pero Alierta insiste en que se queda otros cuatro años, aunque algunos días con más entusiasmo que otros. Por ahora asegura que se queda. Tiene de tiempo para cambiar de opinión hasta el 4 de mayo, donde se decidirán los cambios que se someterán a la junta del 9 de junio. Eulogio López [email protected]