• Desde 2014 ocupa el primer puesto en despliegue de fibra hasta el hogar y alcanzó los 3 millones de clientes en 2015.
  • Una cifra que es superior a la suma de los de Francia, Alemania, Italia y Reino Unido.
  • En Movistar, los clientes de fibra suponen ya el 47% sobre los de banda ancha fija. En Orange, el 12%.
  • Pero en digitalización vamos mal: España está en el puesto 46 del mundo, aunque nuestra economía es la 14ª.
En el sector de las telecomunicaciones, asistimos a una de cal y otra de arena. Y es que España es líder indiscutible en fibra óptica en Europa, mientras está a la cola en digitalización, donde tiene tarea por delante. En lo que a fibra óptica se refiere, el ascenso ha sido meteórico: en 2008, nuestro país ocupaba la décimo cuarta posición y desde 2014, es la número uno. En concreto, en diciembre de 2015, alcanzó los tres millones de clientes, una cifra que supera la suma de los que hay en Francia, Alemania, Italia y Reino Unido. Por compañías, cabe destacar a Movistar (es decir, a Telefónica). Al cierre del tercer trimestre del año pasado, sus clientes de fibra óptica suponían ya el 47% sobre los de banda ancha fija. Mientras que en Orange, el porcentaje se situó en el 12%. Unos datos que reflejan el gran esfuerzo en despliegues de la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete, que es la que tiene mayor cobertura 4G (96%) en España y la tercera a nivel europeo. Por su parte, la cobertura 4G de Orange es del 84%, lo que la coloca en el sexto lugar del viejo continente. Pero en digitalización aún queda mucha tarea por hacer, a pesar de que es un proceso clave en las empresas, las administraciones públicas (AAPP) y la educación para crear valor en la economía. De hecho, España ocupa el puesto 46 a nivel mundial, aunque nuestra economía es la décimo cuarta. En este sentido, Telefónica es una de las telecos implicadas en impulsar las smart-cities (ciudades inteligentes) y aumentará el número de escuelas conectadas con fibra hasta las 4.252 el próximo año. Cristina Martín [email protected]