• La compañía trasladará a sus clientes "una parte" del impacto que supondrá el nuevo baremo de siniestralidad de accidentes de tráfico.
  • Tejera asegura que la deriva soberanista en Cataluña no afecta al negocio del grupo, aunque admite que, en general, "ralentiza la toma de decisiones".
  • Mapfre sigue apostando por el crecimiento orgánico en seguros de salud, aunque si se presenta una oportunidad…
Brasil está atravesando una crisis, si me permiten la expresión, de caballo. A ella se añade una crisis política muy profunda. En definitiva, el país iberoamericano está pasando por un momento muy complicado, económico y político. Entre las empresas españolas que se juegan mucho en Brasil destaca Mapfre, que este miércoles ha presentado sus resultados hasta septiembre. Resultados que, por otra parte, dejan mucho que desear. En cualquier caso, el vicepresidente de Mapfre, Esteban Tejera (en la imagen) ha quitado hierro a la crisis brasileña. Es cierto que el país carioca aporta alrededor del 20% de los ingresos de la compañía, pero también lo es que hasta septiembre, las primas han aumentado un 9% menos respecto a 2014, y no han sobrepasado los 3.710,6 millones de euros. El argumento de Tejera: todavía crecemos de forma saludable, aunque antes lo hacíamos a dos dígitos. Ya en el mercado doméstico, Tejera ha anunciado que el sector en general y Mapfre en particular trasladará a las pólizas "una parte" del impacto que supondrá la aplicación del nuevo baremo de siniestralidad de accidentes de tráfico. Sea como fuere, el número dos del grupo está convencido de que el nuevo baremo es "bueno para la sociedad y para el sector". Sobre el asunto del momento, Cataluña, Tejera ha señalado que la deriva soberanista no afecta al negocio de Mapfre, aunque sí ha admitido que afecta a la economía en general porque ralentiza la toma de decisiones, y eso sí puede afectar indirectamente a la compañía. En cualquier caso, Tejera, poco amigo de pronunciamientos políticos, confía en que la situación se solucionará pronto y respetando la legalidad. Para terminar, una de las asignaturas pendientes de Mapfre: los seguros de salud. El grupo sigue empeñado en crecer en este segmento por la vía orgánica. Ahora bien, si se presenta alguna oportunidad no dudarán en, al menos, estudiarla. Mientras tanto, pico y pala. Pablo Ferrer [email protected]