• El ente público no está para fiestas: cumple 60 años, pero la efeméride pasa inadvertida.
  • Hace tres meses, la CNMC propuso revisar la financiación, es decir, pedía que volviera la publicidad.
  • Eso es mentar la bicha a Mediaset y Atresmedia, que casi acaparan el 90% de los ingresos publicitarios televisivos.
  • El modelo actual no funciona: las tasas impuestas a telecos y a televisiones privadas son insuficientes.
  • La plantilla está sobredimensionada (6.400 empleados, el doble que el Duopolio) y la audiencia no va bien.
Este lunes, Mariano Rajoy ha jurado su cargo como presidente del Gobierno y uno de los temas pendientes que deberá afrontar será revisar la financiación de RTVE. Eso sí, ante la atenta mirada y el temor del Duopolio (Mediaset y Atresmedia), a quien Rajoy no se atreve a contrariar. Como saben, el ente público no está para fiestas, a pesar de que el pasado viernes se cumplieron 60 años del inicio de las emisiones de TVE. Una efeméride bajo el lema "Mirando hacia delante" que ha pasado inadvertida, pues se ha limitado a: sello conmemorativo, reportaje en 'Informe Semanal', canal en streaming 'Especial 60 Aniversario' (que emitirá hasta fin de año) y una gala que se realizará en diciembre. Hace tres meses, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) propuso revisar la financiación de RTVE, es decir, pidió algo tan simple como la vuelta de la publicidad. Una auténtica bomba, pues supone mentar la bicha a Mediaset y Atresmedia, que cada vez están más cerca de acaparar el 90% de los ingresos publicitarios televisivos. Tras la CNMC, también la SEPI (dueña del 95,7% del ente público) criticó el modelo de financiación actual. Éste, como saben, no funciona, pues las tasas impuestas a las telecos (0,9% de los ingresos) y a las televisiones privadas (3%) son insuficientes. De hecho, en 2015, estas aportaciones fueron menores y estuvieron detrás de las pérdidas de 33,56 millones de euros. Y es que desde que el ente público dejó de emitir publicidad en 2010 sus pérdidas se dispararon y sólo se van reduciendo con la contención de gastos, la partida de los Presupuestos Generales del Estado y alguna inyección de liquidez extra por parte de la SEPI (por ejemplo, de 130 millones en julio de 2014). Y a los problemas de financiación hay que añadir el sobredimensionamiento de la plantilla. RTVE tiene nada más y nada menos que 6.400 empleados, el doble que el Duopolio (casi 1.400 de Mediaset y cerca de 1.800 de Atresmedia). Además, en audiencia la cosa tampoco va bien: Telecinco-Cuatro y Antena3-La Sexta acaparan cerca del 58% de cuota de pantalla, mientras RTVE tiene un 16%. Cristina Martín [email protected]