• El fabricante de trenes de la familia Oriol gana 61,9 millones ( 3,8%) y factura 579,8 millones ( 11,3%).
  • Mientras, la compañía vasca pierde beneficio (-13%), a pesar de ingresar más (1.318 millones) y con récord en pedidos.
  • En Ebitda, Talgo y CAF presentan cifras similares: 107,9 millones ( 3,6%) y 135 millones (-19%).
  • Pero no ocurre lo mismo con la deuda: la de Talgo sube hasta los 191 millones y la de CAF baja a 365 millones (-45%).
  • También en bolsa tienen rumbos distintos: la de la familia Oriol vale 654 millones, la mitad que la vasca (1.214 millones).
Tras observar sus resultados de 2016, parece que Talgo y CAF, las dos velocidades del ferrocarril español (una está especializada en AVE y la otra en urbanos y regionales) están a la espera de la liberalización del sector ferroviario, que llegará en 2020, por orden europea. Recuerden que el transporte de viajeros -hasta ahora competencia exclusiva de Renfe- se abrirá al mercado, aunque sería mejor -y más rentable- liberalizar Cercanías que el AVE, como ya hemos dicho. Talgo ha ganado 61,9 millones de euros ( 3,8%) y ha presentado una cifra de negocios de 579,8 millones ( 11,3%). De esta cuantía, el 82% procede del negocio internacional (España, el 18,3%, a pesar de adjudicarse el 'macropedido' AVE de Renfe), destacando Oriente Medio y Norte de África (59,5%) -destacando el AVE a La Meca- y Kazajistán (17,3%). Además, la cartera de pedidos del fabricante de trenes de la familia Oriol ha alcanzado los 2.604 millones de euros. Mientras, la compañía vasca CAF ha perdido beneficio neto (-13%), situándolo en 37 millones. Todo ello, a pesar de mayores ingresos (1.318 millones, un 3% más) y récords en contrataciones (2.677 millones) y en pedidos (6.228 millones). En Ebitda, Talgo y CAF presentan cifras similares -107,9 millones ( 3,6%) y 135 millones (-19%)-, pero no ocurre lo mismo con la deuda. En concreto, la de Talgo sube 68 millones hasta 191 millones y la de CAF baja a 365 millones (-45%). Por último, destacar que en bolsa también tienen rumbos muy distintos. El fabricante de trenes de la familia Oriol vale 654 millones, la mitad respecto a su estreno y también la mitad que la compañía vasca (1.214 millones). Está claro que Talgo necesita mejorar sus ingresos. Cristina Martín [email protected]