• Está claro que tamaña barbaridad no podía permitirse.
  • Aunque la libertad religiosa está contemplada en la Constitución de Sudán, los cristianos en este país viven oprimidos.
  • Especialmente desde que ocurriera la separación de la mayoría cristiana del sur de los del norte, en julio de 2011.
  • Desde entonces, han aumentado las denuncias por discriminación y persecución de los cristianos, la demolición de edificios religiosos y de escuelas.
En Sudán han sido arrestados cinco líderes cristianos de la Iglesia de Cristo (SCC) al término de su oración en una iglesia en la ciudad de Omdurmán el domingo 22 de octubre por la tarde. Los hombres fueron convocados por la policía del distrito supuestamente por alterar el orden público. Por ahora, su asesor legal ha obtenido para ellos libertad bajo fianza, recoge AIN de Fides. Los fieles encontraron las puertas de la iglesia de El Sawra cerradas el domingo cuando acudían a celebrar la misa. La noche anterior un grupo de desconocidos las habían clausurado y justo después, fuerzas policiales dijeron a la gente reunida frente a la iglesia que el Ministerio de Finanzas de Sudán había decidido nombrar a una nueva administración de la iglesia que supervisará a cualquiera que quiera orar en las iglesias de la SCC. Ante tal situación los fieles mostraron su más firme rechazo respondiendo que el Ministerio no tiene derecho a intervenir en los asuntos internos de la Iglesia. Después rompieron las cerraduras, entraron en la iglesia de El Sawra y comenzaron a orar. Después de la misa, la policía del distrito llamó inmediatamente a los cinco ministros y los retuvo. Aunque la libertad religiosa está contemplada en la Constitución de Sudán, los cristianos en este país viven oprimidos, especialmente desde que ocurriera la separación de la mayoría cristiana del sur de los del norte, en julio de 2011. Desde entonces, han aumentado las denuncias de discriminación y persecución de los cristianos, la demolición de edificios religiosos y de escuelas. Por su parte, las autoridades sudanesas están muy involucradas pues tratan de intervenir en las cuestiones de muchas confesiones religiosas del país, quitando a los líderes de la Iglesia y nombrando cristianos afiliados al régimen. Según un enviado especial de la UE para la Promoción de la Libertad Religiosa en Sudán a mediados de marzo de 2017, 27 iglesias estaban destinadas a ser demolidas en Jartum. La demolición fue pospuesta después de un recurso judicial y justificada por el Presidente del Comité Parlamentario sobre Legislación y Justicia por motivos de propiedad del territorio, ya que Sudán no impone ninguna creencia religiosa a sus ciudadanos. José Ángel Gutiérrez [email protected]