• Así lo confirma Mons. Noel Emmanuel, obispo de la Diócesis de Trincomalee en Sri Lanka oriental, a 'Ayuda a la Iglesia Necesitada'.
  • "Los fundamentalistas ven una amenaza en el Cristianismo porque tenemos creyentes en ambos grupos étnicos (tamil y cingalés)".
  • "En el norte, intentan destruir la cultura y la tradición tamiles, y lo hacen con alcohol, drogas e incluso prostitución para desorientar a la juventud", denuncia el obispo.
En Sri Lanka los cristianos y las demás minorías sufren mucha hostilidad por parte de los fundamentalistas budistas. Así lo confirma Mons. Noel Emmanuel, obispo de la Diócesis de Trincomalee en Sri Lanka oriental, en su visita a la sede internacional de la fundación pontificia 'Ayuda a la Iglesia Necesitada' (ACN) en Alemania. En mayo de 2009 se declaró oficialmente el fin de una guerra civil de 25 años de duración. Los insurgentes separatistas tamiles, en su mayoría hinduistas, fueron derrotados por el Gobierno de la isla, que representa a la mayoría cingalesa y budista. Los Tigres de Liberación del Eelam Tamil (LTTE, por sus siglas en inglés) exigían una mayor autonomía política en las provincias orientales y septentrionales, que es donde se concentra la población tamil. Mons. Emmanuel deplora la falta de interés del Gobierno esrilanqués a la hora de promover la reconciliación tras décadas de conflicto. "Por un lado hay algunos miembros del Gobierno con una actitud positiva, pero, por otro, tenemos el problema de los fundamentalistas budistas, que consideran que Sri Lanka debería ser una nación exclusivamente budista y que intentan colonizar las zonas mayoritariamente tamiles del norte y el este, a fin de asegurarse de que haya cingaleses en dichas regiones". "Los fundamentalistas ven una amenaza en el Cristianismo porque tenemos creyentes en ambos grupos étnicos (tamil y cingalés), mientras que los musulmanes e hinduistas son tamiles, y los budistas, cingaleses". "En el norte, estos fundamentalistas están intentando destruir la cultura y la tradición tamiles, y lo hacen introduciendo alcohol, drogas e incluso prostitución para desorientar a la juventud. Los estudiantes del norte solían sacar las mejores notas del país, pero ahora su rendimiento está disminuyendo. Los fundamentalistas incluso reciben apoyo económico del Gobierno, porque no quieren que haya zonas cien por cien tamil-hinduistas tras lo que ocurrió con el movimiento terrorista de los LTTE. Por ello promueven la colonización del norte y del este con musulmanes y cingaleses: para evitar situaciones similares. Incluso ocurre en mi diócesis: el Gobierno presiona a los funcionarios locales para que no cedan tierras a los tamiles, sino a los cingaleses del sur". José Ángel Gutiérrez [email protected]