• Ahora conviene marcar distancias con el 'maloliente' expresidente madrileño.
  • Insiste en no decir nada sobre corrupción: que hablen los tribunales.
  • Eso sí, ha tenido la delicadeza de no citar la larga legislación anticorrupción del PP, como hizo su colega Méndez de Vigo.
  • Aunque no ha sido igual de delicada a la salida del evento: ha evitado a los periodistas...
Este lunes, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen), ha marcado distancias con el hoy corrupto Ignacio González… Y lo ha hecho, paradójicamente, en el mismo foro (un desayuno organizado por  Nueva Economía Fórum) donde le presentó al menos en dos ocasiones. En esta ocasión, se encargaba de presentar al secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal. Y es que tanto en el PP como en el Gobierno ahora conviene marcar distancias con el 'maloliente' expresidente madrileño, que está en prisión desde el pasado viernes. Soraya insiste en no decir nada sobre corrupción, prefiere que hablen los tribunales: "El Gobierno es el primer interesado en que en los procesos judiciales se esclarezcan cualquier tipo de responsabilidades". Y cómo no, añade "respetamos absolutamente" los procedimientos judiciales. Pero los partidos deben hacer algo más al respecto. Soraya sólo se ha limitado a decir: "creemos que los partidos tenemos que trabajar para regenerar la democracia y no deteriorarla". Aunque no ha aclarado lo más importante: cómo deben hacerlo. Eso sí, la vice ha tenido la delicadeza de no citar la larga legislación anticorrupción del PP, como hizo su colega y ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, el pasado viernes. Pero no ha tenido la misma delicadeza a la salida del evento: ha evitado a los periodistas, aprovechando que éstos estaban intentando sacar alguna declaración relevante al portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, para tomar un 'atajo' hacia la calle. Y eso que aún no se conocía que la última hora de la Operación Lezo: más de 60 investigados por el juez Eloy Velasco, entre ellos, el exministro Eduardo Zaplana. Cristina Martín [email protected]