• Como pretenden Podemos y el PSOE.
  • El presidente del Gobierno habla de un incremento del 4% para el próximo año, en su entrevista en '20 Minutos'.
  • UGT concreta las "subidas importantes" para 2019 y 2020: un 6% y un 10%, hasta los 860 euros en 14 pagas o bien, 1.000 euros al mes.
  • La patronal se inquieta: no les importa, siempre que no contamine la negociación colectiva.
  • No olvidemos que el paralizado pacto se quedó en que la CEOE proponía un aumento de entre el 1,2% y el 2%.
  • Mientras, los sindicatos pedían un 3,5% y cláusula de revisión automática ligada a la inflación.
El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) es uno de los temas de la actualidad informativa de este lunes. Y es que Mariano Rajoy afronta un acuerdo para subirlo en los próximos tres años hasta los famosos 1.000 euros mensuales. El presidente del Gobierno ha hablado de incrementar el SMI un 4% para el próximo año, en la entrevista que ha concedido a 20 Minutos. Así, "llegaríamos a unos 10.400 euros al año", ha añadido. Claro que el asunto va más allá: "Vamos a proponer también subidas importantes para 2019 y 2020". Y desde UGT, ya han concretado de cuánto serían: un 6% y un 10%, respectivamente, hasta los 860 euros en 14 pagas o bien, los 1.000 euros mensuales. Una propuesta que el Gobierno va a plantear a los agentes sociales: concretamente, el próximo martes, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, se reunirá con los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, y con los presidentes de CEOE y CEPYME, Juan Rosell y Antonio Garamendi. Claro que también hablará de ella con el PSOE, el principal responsable de que el SMI subiera un 8% este año. Si se acepta el incremento del 4%, el salario mínimo pasaría de los 707,6 euros al mes en 14 pagas a 735,90 el próximo año, es decir, sería 28,30 euros mayor. A este se sumarían las subidas para 2019 y 2020, pero España seguiría sin cumplir la Carta Social Europea, la cual establece que el SMI debería representar el 60% del salario medio. Y es que según los últimos datos de Estadística, el salario medio fue de 1.878,1 euros brutos al mes en 2016, por tanto, para que el SMI suponga el 60% debería ser de 1.126,86 euros mensuales. O sea, que los 860 euros en 14 pagas o bien, los 1.000 euros mensuales (ojo, brutos) que propone el Gobierno se quedarían cortos. Al mismo tiempo, la patronal se inquieta: no les importa que suba el salario mínimo, el que indicia el resto de sueldos, siempre y cuando no contamine a la negociación colectiva. No olvidemos que el paralizado pacto se quedó en que la CEOE proponía un aumento salarial de entre el 1,2% y el 2%, con una variable ligada a productividad que podía elevarlo hasta el 2,5%. Mientras, los sindicatos pedían un 3,5% y cláusula de revisión automática ligada a la inflación. Esto último no gustó a los empresarios, pues consideran que la revisión ligada al IPC tenía sentido en otra época, cuando rondaba el 2%, pero no ahora. Y es que prefieren la productividad, una buena teoría, aunque difícil de valorar y aplicar a la práctica. Claro que el hecho de que este año no haya habido acuerdo de negociación colectiva no significa que no se hayan firmado convenios y de media, han incrementado los salarios un 1,4%. Cristina Martín [email protected]