• Rusia y Estados Unidos pactan una tregua para dar un respiro a Alepo.
  • Ambas potencias patrocinaron un alto el fuego en Siria el 17 de febrero, que se resquebrajó, sobre todo en Alepo.
  • Rusia y Siria han atribuido la ofensiva contra Alepo a la presencia de miembros del Frente al-Nusra (brazo local de al-Qaeda) y del grupo ultrarradical yihadista sunita Estado Islámico (EI).
  • El Gobierno de Siria, presionado por Washington y Moscú, aceptó respetar la pausa.
En Siria, los grupos armados de la oposición -yihadistas- lanzaron una gran ofensiva en Alepo sobre los distritos controlados por el Gobierno, y la agencia oficial Sana informó de que «obuses lanzados por rebeldes contra la maternidad de Al Dabbit mataron a tres mujeres e hirieron a 17 personas según un primer balance», según recoge ABC (3 de mayo). El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó también del ataque sufrido por esta maternidad del centro de la ciudad, cuyo edificio sufrió «graves daños», y elevó a 279 el número de civiles muertos desde el 22 de abril, 155 de ellos en la zona opositora y 124 en los distritos gubernamentales. Este es el sexto hospital atacado en Alepo en los últimos diez días, cuatro de ellos en los distritos bajo control de la oposición y dos en la parte de la ciudad que controla el Gobierno. El ataque más sangriento se produjo el miércoles, cuando un proyectil impactó en el hospital Al Quds en el barrio de Al Sukari, centro apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF), y al menos 50 personas perdieron la vida. Por ello, una tregua de 48 horas, negociada entre Estados Unidos y Rusia, entró en vigor en un esfuerzo por llevar alivio a la ciudad de Alepo, en ruinas y escenario de cruentos combates entre fuerzas del régimen de Siria y rebeldes, informan agencias. El Gobierno de Siria, presionado por Washington y Moscú, aceptó respetar la pausa. Ambas potencias patrocinaron un alto el fuego en Siria el 17 de febrero, que se resquebrajó, sobre todo en Alepo. Desde la reanudación, el 22 de abril, de los combates en Alepo (norte), segunda ciudad del país, 284 personas murieron -entre ellas 57 niños y 38 mujeres- por causa de los enfrentamientos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Rusia y Siria ha atribuido la ofensiva contra Alepo a la presencia de miembros del Frente al-Nusra (brazo local de al-Qaeda) y del grupo ultrarradical sunita Estado Islámico (EI). Andrés Velázquez [email protected]