• Sólo en ese supuesto, ha advertido a sus próximos.
  • Y es que Sánchez va lanzado hacia el frente popular con Podemos y con el nacionalismo catalán.
  • Y eso es ya un ambiente guerracivilista.
  • Si no, mantendrá la actual situación, de minoría, pese a los melindres de Albert Rivera y los desplantes del PSOE.
No se equivoquen, a Mariano Rajoy sólo le preocupan dos cosas: que se reavive el caso Bárcenas en lo que a él le afecta (los presuntos sobresueldos en B cobrados mientras estaba en Génova) y que Pedro Sánchez alcance la Secretaría General del PSOE… again. Y es que Sánchez (en la imagen, a la derecha, junto a Rajoy), otro enloquecido por la política, como Artur Mas, volverá a recrear el frentepopulismo con Podemos y con los independentistas catalanes.Entonces sí, se pensaría muy seriamente unas nuevas elecciones. De otra forma, continuará prorrogando presupuestos y haciéndose el dialogante. Lo soporta todo y con gran estilo: los melindres pesaditos de Albert Rivera, los desplantes agrios del PSOE mientras Podemos grita, allí al fondo, cuestiones inconexas que le arrinconan cada vez más en la España cabreada. En cualquier caso, la decisión es firme. Por mucha crisis que haya en el matrimonio con Rivera, Rajoy no quiere el divorcio. Y mientras, a Rivera se le está poniendo cara de Rosa Díez. Eulogio López [email protected]