• Y el 'todopoderoso' vicepresidente de Volkswagen, Francisco Javier García Sanz, agradece al presidente su política.
  • Y lo que es más importante: destaca, en vísperas de la Diada, la importancia de "la estabilidad" para las inversiones.
  • La apuesta de VW por Seat es clara: le asigna 3.300 de los 4.200 millones que invertirá en España.
Otras veces, Mariano Rajoy y Artur Mas han coincidido en actos de distinta índole y la foto siempre ha dado lugar a todo tipo de análisis, sobre lo bien que se llevan o lo bien que lo disimulan o sobre el estado de la cuestión, ya me entienden: el distanciamiento entre la Administración central y la Generalitat. Ayer martes, en la planta de Seat en Martorell (Barcelona), no hubo ocasión para las conjeturas: no coincidieron. O lo que es lo mismo, la multinacional germana Volkswagen, puesta a invitar teniendo en cuenta lo que va a anunciar, prefirió al presidente Rajoy más que al president Mas. El anuncio fue importante porque daba nuevos detalles de la inversión de 4.200 millones de euros de Volkswagen en sus plantas españolas entre 2015 y 2019, anunciada en mayo. Y de esos millones de euros, 3.300 para la planta catalana de Seat. En mayo, fue un todopoderoso en el grupo alemán quien lo comunicó a Rajoy: el vicepresidente mundial de Compras, el español Francisco Javier García Sanz. Y este martes, fue también García Sanz quien agradeció a Rajoy, en las instalaciones de Martorell, las reformas emprendidas por el Gobierno. La sintonía es clara. Basta ver la imagen de Rajoy firmando en el libro de visitas, entre Garcia Sanz, a la izquierda, y Jürgen Stackmann, presidente del Comité Ejecutivo de Seat. Y lo que es más importante, García Sanz, señaló, en vísperas de la Diada, que "la estabilidad constituye el entorno propio para atraer nuevas inversiones". Por eso, añadió, es importante avanzar con "un marco laboral y fiscal atractivo". Y Rajoy contestó que no hay riesgos en el campo económico. Durante la visita de Rajoy a Martorell, en el marco del 40 aniversario del centro técnico de la empresa, Jürgen Stackmann explicó que "los 3.300 millones se destinarán a impulsar nuevos proyectos de I D para el desarrollo de vehículos en el centro técnico de Seat y a equipos e instalaciones en la fábrica de Martorell". Esa partida, la mayor de la historia de Seat para nuevos modelos, se traducirá, de momento, en el lanzamiento de cuatro nuevos vehículos en los próximos dos años. "Estos modelos -dijo Stackmann- forman parte de un ambicioso plan para seguir fortaleciendo la marca e impulsando las ventas, que crecen de manera ininterrumpida desde el año 2013. El gasto en innovación asegura la competitividad, el empleo y el futuro". Rafael Esparza [email protected]