• La presión sobre el SPD, también desde sectores empresariales y sindicales, ha aumentado.
  • Aunque el líder del SPD, Martin Schulz, lo condiciona a una consulta directa a las bases del partido.
En Alemania, tras el fracaso de los contactos previos entre la Unión, los liberales (FDP) y Los Verdes para formar una inédita coalición de gobierno, la presión sobre el SPD, también desde sectores empresariales y sindicales, para que pacte otra vez con la CDU ha aumentado de tal manera esta semana que los socialdemócratas se han visto obligados a aparcar sus aspiraciones de liderar la oposición parlamentaria en el Bundestag. Así que el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) ha abandonado su rechazo categórico a implicarse en un nuevo ejecutivo para aceptar la posibilidad de una reedición de la 'gran coalición' con los conservadores, en la que ha gobernado como socio menor en la legislatura pasada. Tras su entrevista con el presidente Frank-Walter Steinmeier, el líder del SPD, Martin Schulz (en la imagen), se avino a iniciar contactos con la Unión de cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU) que lidera la canciller federal, Angela Merkel. Eso sí, condicionó todo posible acuerdo para formar una nueva 'grosse koalition' a una consulta directa a las bases del partido, informa Larioja.com. Schulz calificó de «dramático» el ruego de Steinmeier, antiguo ministro de Exteriores y afiliado 'durmiente' del SPD, de que se siente a negociar con los conservadores. «Y a este no podemos negarnos. En el caso de que conduzcan de alguna manera a nuestra participación en la formación de gobierno, serán los miembros del SPD quienes voten al respecto», señaló el líder del partido. Andrés Velázquez [email protected]