• Guste o no, el modelo de banca digital en España es ING, que está abriendo oficinas.
  • Después de 22 años de historia, el producto estrella de Openbank es la 'minicard'.
  • En 2016, el banco digital ganó 21 millones de euros, que se han reinvertido totalmente en el proyecto.
La sorpresa ha sido mayúscula cuando ha hecho su aparición Ana Botín. Nadie esperaba que la presidenta del Santander estuviera en la presentación, este viernes, de Openbank, el banco cien por cien digital del grupo. "Pasaba por aquí y he decidido venir a saludaros", ha dicho Botín. Sin duda, un gesto que ha dado mayor realce a la presentación. "Queremos ofrecer a las personas servicios financieros personalizados, accesibles dónde y como quieran. Para aquellos que prefieran un servicio exclusivamente digital a través del móvil, de manera sencilla y ágil, con la garantía del Grupo Santander, Openbank es su banco", ha explicado antes de marcharse y ceder el protagonismo a Ezequiel Szafir, consejero delegado de Openbank (en la imagen, junto a Botín). Varios apuntes de la presentación de Szafir: aunque lleve funcionando 22 años, el Openbank presentado este viernes nada tiene que ver con el anterior. Es completamente nuevo aunque, obviamente, cuenta con los algo más de un millón de clientes de la etapa anterior. Está claro que la apuesta es importante para el Grupo, que lleva trabajando duramente en ella desde hace quince meses. El resultado promete: la entidad permite hacer de todo a través del móvil, incluido comprar y vender directamente acciones en Bolsa o contratar fondos de inversión. Y todo, a través de una aplicación y una web muy limpia y sencilla. Una curiosidad: por ley, todos los bancos deben tener, al menos una oficina física. Openbank ha abierto la suya en el Paseo de la Castellana número 134. Pero que conste que lo ha hecho por imperativo legal. La idea es no abrir ninguna más. Y esto contrasta con lo que está haciendo ING Direct que, guste o no, es el modelo de banca digital en España. El caso es que el banco holandés comenzó con una sola oficina central, en Las Rozas, y ahora está abriendo, por necesidad, sucursales por Madrid. Otra: después de 22 años de existencia, el producto estrella de Openbank es la 'minicard' para pagar con el móvil. O sea, que después de todo, lo que más demanda el personal es una tarjeta física que se pega en el móvil. Por cierto, Openbank ganó entre 21 y 22 millones de euros en 2016, y todo o casi todo se ha reinvertido en la refundación del banco, que cuenta con 130 empleados. Y sí, están aumentando la plantilla. Pablo Ferrer [email protected]