• Ya no queda nadie: Deutsche Bank y BNP Paribas también han abandonado la banca al por menor.
  • En el banco se impone la moda de que los country managers sean locales, no españoles.
  • Por eso, el recién nombrado Javier Maldonado estará a las órdenes de Scott Powell.
  • Ahora bien, ni Maldonado ni Powell son expertos en banca doméstica.
Ana Botín (en la imagen) continúa haciendo cambios en el organigrama del banco. El último, el nombramiento de Javier Maldonado como vicepresidente de la entidad en Estados Unidos, una de las franquicias que más quebraderos de cabeza provocó a Don Emilio y que ahora, doña Ana quiere relanzar. Dos obstáculos: la regulación y la poca cultura bancaria que existe entre la población. Para mejorar la relación del banco con las autoridades regulatorias, Botín nombró presidente no ejecutivo a Timothy Ryan en diciembre de 2014. Antes de llegar al Santander, Ryan ocupó el cargo de vicepresidente para Asuntos Regulatorios de JP Morgan Chase. Al fichaje de Ryan le siguió el de Scott Powell, en marzo de este año, con la intención de apuntalar aún más las difíciles relaciones con el regulador estadounidense que, entre otras actuaciones, inspecciona todas y cada una de las sociedades en las que participan los bancos para, acto seguido, decirles lo que pueden y no pueden hacer. Y, para que el proceso sea sencillo, exige a cada entidad un único portavoz. Ahí entraba en fichaje de Powell. Pero quedaba la segunda derivada: potenciar la banca minorista en un país en el que la población no tiene cultura bancaria. La tarea, pues, se presenta algo más que complicada. Miren si es difícil que todos los bancos extranjeros han abandonado ese negocio, incluidos Deutsche Bank y BNP. Todos menos el Santander, que no tira la toalla, como tampoco la ha tirado en Brasil a pesar de la caída de su economía -el potencial del país es enorme, con más de 202 millones de habitantes- , y como tampoco renunció a hacer banca minorista en Reino Unido. En cualquier caso, el fichaje de Maldonado supone un paso en esa dirección de relanzar la banca doméstica, al por menor, en EEUU. Ahora bien, este ejecutivo, hombre de confianza de Botín desde su etapa en Reino Unido, no es, ni mucho menos, un experto en banca minorista. Maldonado fue el responsable de Costes, Organización y Desarrollo Corporativo de la entidad en Reino Unido y después, director general de Control y Coordinación de Proyectos Regulatorios del banco. Una cosa queda clara: en el Santander se ha impuesto la moda de que los country managers sean locales y no españoles. Por eso, el nuevo vicepresidente de Santander USA estará a las órdenes del Ceo, Powell, que, por cierto, tampoco es experto en banca al por menor. Pablo Ferrer [email protected]