• Pero no olvidemos que el banco cántabro también está reduciendo los servicios centrales.
  • La entidad justifica la medida, además, por la caída de los ingresos.
  • Curioso: en la Junta, el Ceo aseguró que el banco había cerrado 2015 con "cifra récord de ingresos".
  • El ajuste anunciado supone el cierre de 450 oficinas en España, el 13% de la red.
  • Son sucursales pequeñas, las que tienen entre uno y tres empleados.
  • UGT recuerda que en 2015 el sueldo de 1.246 directivos fue de 700 millones mientras que el total de la plantilla percibió 971.
  • Y el mercado, a lo suyo: si despides gente subes en bolsa.
El Santander justifica el cierre de 450 oficinas en España por la caída de los ingresos y el mayor uso de los servicios de banca online. Es curioso, porque en la junta general de accionistas, celebrada el 18 de marzo –hace sólo tres semanas-, el consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, aseguró que los resultados de 2015 habían sido "sólidos y sostenibles", con "cifra récord de ingresos, 45.272 millones de euros". ¿En qué quedamos? La otra justificación para el ajuste es el mayor uso de los servicios online. Es decir, la banca digital aún no da dinero pero ya echa trabajadores, aunque todavía no se ha cuantificarlo el número de empleados afectados por el ajuste. A todo esto, tal y como adelantó Hispanidad, no podemos olvidar que la entidad que preside Ana Botín (en la imagen) ya está reduciendo los servicios centrales, ubicados en al Ciudad Financiera de Boadilla del Monte, en Madrid. Es cierto que algunos traslados se deben al traslado de los trabajadores de Santander España a la sede de la calle Mesena, pero también lo es que el banco quiere reducir los gastos corporativos desde el 22% al 15% de los resultados. Volvamos al ajuste anunciado este jueves por la noche. El cierre afectará a oficinas pequeñas, que tiene entre uno y tres empleados. Al mismo tiempo, el banco remodelará 350 cada año para transformarlas en "oficinas del futuro". El objetivo es llegar a 2018 con 1.000 sucursales de este tipo. En definitiva, se trata de tener menos oficinas pero más grandes, de unos ocho empleados. Es el modelo que ha primado en Europa y que ahora se está imponiendo en nuestro país, donde tradicionalmente se ha dado lo contrario: más sucursales y más pequeñas. Es el modelo que todavía defienden algunas entidades como, por ejemplo, Caixabank. Sea como fuere, el número de empleados afectados por el ajuste del Santander no será pequeño. Los sindicatos temen que bajas masivas de entre 1.000 o 2.500 trabajadores, de una plantilla (en España) de 24.216 trabajadores. UGT ha recordado este viernes que en 2015 el sueldo de 1.246 directivos fue de casi 700 millones de euros, mientras que el total de los empleados percibió 971 millones. Y el mercado, a lo suyo: si despides gente subes en bolsa. Así, con un Ibex cayendo más de un 2%, la cotización del Santander retrocedía, a dos horas del cierre, sólo un 1,8%. Pablo Ferrer [email protected]