• Destaca la aportación positiva del negocio típicamente bancario del Popular.
  • Y además, crecen los depósitos.
  • Crecen los costes de explotación. Lógico: Santander y Popular están inmersos en sendos ajustes de plantilla.
  • La morosidad sin el Popular se sitúa en el 3,51%. Con el 'Popu', en el 4,24%.
  • Santander por el mundo: EEUU, mal; Reino Unido, regular; Brasil muy bien y España, bien.
Vamos camino de los cinco meses desde aquel siete de junio en el que la Junta Única de Resolución Europea hiciese pública la decisión de vender, ni más ni menos, uno de los cinco grandes del sistema financiero español (Banco Popular) al todo poderoso banco de los Botín (Santander) por el precio simbólico de un euro. Ciertamente, parece que hayan pasado ya años. Los lectores ya conocen mi opinión sobre la forma de adjudicación de este "chollo", de las implicaciones económico políticas que ha supuesto y que tarde o temprano acabaremos sabiendo. Pero, de momento, a fecha de hoy, la sensación que me queda, y es quizás una palabra muy fuerte la que utilizaré, es la "omertá" que se ha levantado sobre este tema, ya que la vida continúa como si nada hubiese ocurrido y, lo más grave, el rápido enfriamiento mediático, salvo honrosas excepciones, de un caso de tal gravedad. Pero bueno, este jueves estamos para escribir sobre lo que nos ocupa, que son los resultados del tercer trimestre del Santander. El primer comentario es que las aportaciones de las partidas del margen bruto del negocio del Popular al consolidado son positivas, en contraposición a las negativas que presentó el pasado ejercicio. Así, en el consolidado, la entidad ha obtenido un margen de intereses de 25.689 millones de euros (M€) que porcentualmente significan un 11,7% más que en 2016. También las comisiones han contribuido de forma positiva a la cifra de 36.330M€ ( 11,6%) obtenida de margen bruto, con una aportación un 14,7% superior a la del pasado ejercicio. Los costes de explotación, lógicamente, han crecido dentro del consolidado un 8,5% y sin el impacto del Popular, un 5,4%. El crecimiento se centra especialmente, al margen de las amortizaciones, en la partida de gastos de personal que en el consolidado crecen en 735M€. Esta es una de las debilidades de la absorción de una entidad como el Popular, en plena reestructuración de plantilla, por otra inmersa en el mismo proceso (Santander) y que ya se habían ajustado en 1.380 y 2.600 respectivamente. El plan de ajuste prevé para los próximos meses prejubilaciones que alcanzarán a unos 3.500 trabajadores, especialmente de servicios centrales. No es significativa la cifra total de deterioros y dotaciones que se ve reducida en 717M€ ya que hay que tener en cuenta el incremento en 25.514M€ de la partida de activos disponible para la venta. Dentro de este incremento se encontrará la cartera de activos, parte de ellos dudosos y con dotaciones que el Santander ha vendido de forma fulminante y se encuentran a la espera de que se cumplan algunas cláusulas contractuales resolutorias. Por tanto, es evidente la influencia en la cifra de morosidad que sin tener en cuenta al Popular se ha rebajado en 0,64 puntos, situando el ratio de mora en un más que razonable 3,51%, con una cobertura del 72,3%. La cifra de morosidad consolidada asciende al 4,24%. Tal y como indicaba en mi comentario sobre los resultados del segundo trimestre del ejercicio, era evidente que los resultados con el Popular serían mejores -faltaría más-, aún con una pérdida en este último periodo de 122M€. El beneficio neto atribuido del Santander ha ascendido a 5.077M€ que, en el mismo periodo de 2016, incluido Popular, se habían situado en 4.606M€. También hay que decir que éste aún no había 'descubierto' las pérdidas potenciales de su cartera inmobiliaria y que afloró posteriormente al cierre del ejercicio. Una pincelada del beneficio atribuido por áreas geográficas, que crece en todas ellas salvo en EEUU, con un descenso del 11,5% y Reino Unido, con un ligero 0,4%. Los crecimientos siguen liderados por Hispanoamérica ( 30,08%) donde destaca Brasil, que continúa con su 'rally' y crece un 49,1%. En Europa el crecimiento es del 11,8%, donde España, gracias de nuevo a Santander Consumer ( 14,4%), crece en total un 16,5%. Por último, solo nos queda constatar que los depósitos de clientes han crecido en un total de 28.471€ netos, por lo que algunos seguimos pensando que el problema del Popular no era de solvencia sino de ahogo de su liquidez por la situación que se creó a su alrededor en los últimos meses. Rodrigo de Silos [email protected]