• O por otro ministro pepero, tecnócrata y con poco peso político.
  • Se trata de forzar la retirada de Mariano Rajoy…
  • Tras el fracaso catalán y tras sucesión constitucional.
  • Lo más gracioso es que Rivera y Sánchez quieren dos reformas constitucionales contrapuestas.
  • Eso sí, el uno constitución laicista de derechas, el otro constitución laicista de izquierdas.
Pedro Sánchez y Albert Rivera, coinciden sólo en una cosa: en su deseo de echar a Mariano Rajoy de La Moncloa. Animados por tan loable objetivo, preparan, ante el fracaso de don Mariano para resolver el problema catalán (y en ese punto andan cargados de razón), un Gobierno de concentración PP-PSOE-C's, una especie de ejecutivo de salvación nacional. Eso sí, el el truco consiste en que nada de elecciones: el PP ganó las últimas y debe seguir reteniendo la Presidencia. Ellos son muy demócratas. A cambio, la Presidencia debería quedar en manos de un tecnócrata con poco peso político y predicamento en los mercados financieros, en Bruselas, Fráncfort y Washington. Y para esto, ¿quién mejor que Luis de Guindos? Naturalmente, es más fácil derrocar un Gobierno presidido por Guindos que a un Gobierno presidido por Rajoy. O al menos eso piensan Pedro y Albert. Lo cierto es que, una vez que Rajoy ha cedido -y no debió ceder- en la reforma constitucional, su liderazgo ha quedado en entredicho. Y lo ocurrido es que los dos grandes reformadores de la Constitución del 78 caminan en direcciones opuestas: uno quiere hacer una constitución más centralista y el otro más descentralizada… aún, al menos nominalmente. Eso sí, será una constitución más laicista que la anterior. Y ojo: el Gobierno de concentración no es una idea baladí. Recuerden que Rajoy y Soraya, sobre todo esta última, han fracasado en Cataluña… aunque ganen la batalla de la absurda Declaración de Independencia (DUI o DIU, según se mire). Porque la clave es: esta idea de Sánchez y Rivera, ¿puede tomar cuerpo sin apoyos internos en el PP? La respuesta es no. Y recuerden que Aznar sigue peleando por entronizar a Rivera como líder de la derecha española. Eulogio López [email protected]