• Pero el PSOE humilló al PP al no enviarle el documento de negociación para intentar formar Gobierno.
  • El líder del PSOE se reunirá con Rajoy el viernes en el Congreso.
  • Y es que parece que a Sánchez se le han subido las ínfulas de grandeza después de que el Rey Felipe VI le encargase la formación de Gobierno.
  • Y mientras, Podemos mantiene el veto a sentarse a negociar con el PSOE mientras hable con Ciudadanos.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se reunirá el próximo viernes con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados, a las 17:00 horas, en la última entrevista de la ronda de contactos políticos del dirigente socialista de cara al debate de investidura, informan agencias. Sánchez invitó a Rajoy a verse este miércoles en el Congreso, pero el presidente en funciones respondió que ese día no podía argumentando que ese día tiene reunión del Grupo Parlamentario Popular en el Senado y le ofreció cualquier otro posterior entre el jueves y el domingo. Pero esta mañana, el secretario general del PSOE ha reprochado a Rajoy que "se apresure" a reunirse antes con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera -con el que se verá el jueves-, que con él, cuando es el que tiene el mandato para formar gobierno, han informado fuentes socialistas. Rajoy ya habló con Rivera el jueves de la semana pasada y quedaron en verse de nuevo para "mantener las vías de diálogo y la unidad ante el desafío de los partidos independentistas" en Cataluña. Pero es que parece que a Sánchez se le han subido las ínfulas de grandeza después de que el Rey Felipe VI le encargase intentar formar Gobierno. De hecho, la semana pasada reprochó también a Rajoy no haberle consultado sobre un asunto de política exterior. Pero volviendo al líder del PP, este defenderá de nuevo ante Sánchez su propuesta de un gran acuerdo con PSOE y Ciudadanos, algo que, a su juicio, permitiría acometer las reformas que necesita España con un amplio apoyo parlamentario y lanzaría un mensaje de confianza en los mercados y los inversores. Por lo pronto, el PP considera que el documento de negociación del PSOE -que ha enviado a los partidos con los que quiere pactar, pero no a 'Génova', nueva humillación al PP- es "volver al zapaterismo más radical" y su aplicación significaría "la quiebra" y la "bancarrota", según dijo este lunes el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, tras la reunión del comité de dirección. Así que la reunión parece más un postureo de ambos que otra cosa, porque parece difícil que lleguen a un acuerdo. Y mientras, Podemos sigue a la espera de que el PSOE decida descartar a Ciudadanos para negociar un acuerdo de gobierno y se mantiene al margen de las negociaciones que desde la pasada semana inició en el Congreso el líder socialista, para asegurarse su investidura. De este modo, la formación morada no está dispuesta a levantar su veto hasta que el PSOE no se decante por ellos. Habrá que recordarle a Sánchez que todavía no es presidente y que a lo mejor ni lo consigue… Andrés Velázquez [email protected]