• La compañía asegura, no obstante, que los resultados siguen la línea positiva de ejercicios anteriores.
  • La pelea con Apple se recrudece.
  • La firma surcoreana anuncia un móvil con pantalla plegable el mismo día de la presentación de los nuevos iPhone.
  • Sin embargo, los problemas de Samsung pueden ser a medio plazo.
  • Porque, tras la condena a cinco años de cárcel del presidente, la compañía es un "barco sin capitán", según un co-presidente de la firma.
Samsung sigue siendo la marca que más móviles vende en el mundo, por delante de Huawei y de Apple, relegada a la tercera posición durante los meses de junio y julio por el crecimiento de la compañía china. Ahora bien, la situación en España es distinta. Después de unos años de crecimientos significativos, la filial que dirige Celestino García (en la imagen) ha visto cómo la cifra de negocio en nuestro país se redujo un 3% durante 2016, hasta los 1.720 millones de euros. El ebitda retrocedió un 24,7%, hasta los 34 millones de euros, y el beneficio fue un 21% inferior al de 2015 al no superar los 26,9 millones, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Fuentes de la compañía han señalado a Hispanidad que, no obstante, los resultados de 2016 siguen la línea positiva de ejercicios anteriores. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, las elevadas inversiones realizadas en tecnología y en los puntos de venta, o el pago de impuestos en nuestro país. Sea como fuere, el mercado español ha cambiado en los últimos dos años, coincidiendo con la irrupción de los móviles chinos, con Huawei a la cabeza. Así, mientras en 2014 el 60% de la población tenía un smartphone, en 2016 el porcentaje se elevó hasta el 73%. Ahora, el usuario busca terminales de gama media y baja, justo el segmento que Samsung ha abandonado y donde los chinos -junto a firmas españolas como BQ o Energy Sistem- se mueven con gran soltura. Además de la competencia, el fiasco del Galaxy Note 7 también ha influido en las cuentas de Samsung España, aunque en menor medida, ya que, según la compañía, el golpe fue amortiguado, parcialmente, con las ventas del Galaxy 7. Sea como fuere, la rivalidad entre Samsung y Apple a nivel mundial sigue intacta. La compañía surcoreana ha aprovechado el mismo día de la presentación del iPhone 8 y del iPhone X para anunciar el lanzamiento de un móvil con pantalla flexible para 2018. Ahora bien, los problemas de Samsung pueden ser a medio plazo, después de que el presidente, Jay Y. Lee haya sido condenado a cinco años de prisión por diversos cargos, sobornos incluidos. La compañía es un "barco sin capitán", aseguró el co-presidente y jefe de electrónica de Samsung, Yoon Boo-Keun, durante la pasada feria de electrónica IFA, en Berlín. Pablo Ferrer [email protected]