• La compañía dice ahora que "examinará cuidadosamente" las propuestas de Elliot Management.
  • La familia Lee, propietaria de Samsung, rechazó al fondo de capital riesgo hace un año.
  • Pero los problemas con el Note 7 podrían precipitar un giro en la estrategia de la firma.
Al acecho. Así está Elliot Management con Samsung. El fondo de capital riesgo fundado por Paul Singer (en la imagen), ya intentó el asalto al primer fabricante de teléfonos inteligentes del mundo el año pasado, pero al familia Lee, propietaria de la compañía, no vio con bueno ojos los planes de Elliot. Pero eso fue hace un año. Ahora las circunstancias han variado y mucho. Por un lado, los Lee están inmersos en un proceso sucesorio que incluye la salida definitiva del patriarca -tienes problemas de salud- y la entrada de la nueva generación familiar. Por otro lado, están los problemas del Note 7 -la batería provocaba que se incendiaran y la empresa retiró 2,5 millones de unidades-, el dispositivo llamado a competir con el Iphone 7. Problemas que no han terminado: al parecer, un Note 7 de sustitución comenzó a despedir humo en el interior de un avión norteamericano. Total, que aunque Samsung no le ha pedido nada a Elliot Management, el fondo del filántropo Singer ha olido la sangre y no ha tardado en volver a la carga. Entre sus propuestas se incluye una reestructuración radical de la compañía y el pago de un dividendo extraordinario. Eso ha bastado para que algunos minoritarios hayan mostrado su apoyo al fondo estadounidense con sede en las Islas Caimán -famosas por la transparencia... de sus aguas-, y para que la cotización de Samsung haya subido un 5% este jueves. Una lástima, porque ya sabemos cuáles son las prioridades de este tipo de fondos: rentabilizar su inversión al máximo en el menor tiempo posible. Y si para ello hay que echar empleados, trocear la empresa, etc. se hace y punto. Sin duda, estamos en la era destructiva de los fondos de capital riesgo. Menos mal que sus fundadores son multimillonarios filántropos que ayudan al más necesitado. Por ejemplo, Paul Singer. Pablo Ferrer [email protected]