• Lee Jae-yong ha sido condenado por soborno, malversación de fondos, fuga de capitales y perjurio.
  • Justo en el momento en el que Samsung quiere pasar tras el fiasco, hace un año,  del explosivo 'Galaxy Note 7'.
  • De nada han servido los argumentos de la defensa, aunque el fiscal pedía siete años más de cárcel.
  • El golpe de gracia en uno de los juicios más mediáticos por corrupción, que ya acabó con la presidenta del país.
El Tribunal central Seúl ha condenado a cinco años de cárcel al heredero y vicepresidente de Samsung, Lee Jae-yong (en la imagen), por soborno, malversación de fondos, fuga de capitales y perjurio. No ha sido un juicio cualquiera sino uno de los más mediáticos en el país desde que estalló el escándalo de corrupción que terminó con la presidenta de ese país, Park Geun-hye. La sentencia llega, además, en un momento en el que Samsung trata de reparar su imagen con el lanzamiento del Galaxy Note 8, al año siguiente del fiasco que fue el Galaxy Note 7, con baterías que explotaban. Además del heredero, han sido condenados cuatro altos ejecutivos de la multinacional surcoreana, aunque con un año menos de prisión (cuatro). Los abogados recurrirán la sentencia, que condena a Lee Jae-yong a siete años menos de lo que pedía el fiscal por entregar o prometer unos 32 millones de euros en sobornos a la confidente de la expresidenta Choi Soon-sil, conocida como la Rasputina, ya en prisión. Un enjuague, de eso se trataba, para que el Gobierno no pusiera pegas la fusión de dos filiales de Samsung, clave en el traspaso del poder de Samsung. Todo esto sucede al día siguiente de la multinacional presentara el nuevo modelo, el Galaxy Note 8, muy esperado y que Samsung defiende como su mejor apuesta por sus prestaciones, pantalla y potencia, aunque vale más de 1.000 euros. Miriam Prat [email protected]