• El 1% cobra hasta el triple que el 99% restante y el 10% de los privilegiados se lleva el 23,3% de la masa salarial.
  • Los que menos cobran reciben de media 3,5 euros por hora frente a los 55 euros de los mejor remunerados.
  • Por primera vez desde 2012, los sueldos suben, pero no es "real": ya tenemos el poder adquisitivo precrisis.
  • La OIT ve positiva el alza del SMI y anima a seguir subiéndolo para evitar descontento social e inestabilidad política.
  • El coste laboral acumula tres trimestres de caídas pero las empresas españolas son las que más cuotas pagan de la UE.
  • Primer ataque del PSOE a la reforma laboral: pide que los subcontratados tengan las mismas condiciones.
En el tema de los salarios, España, como es lógico, recibe pocos elogios. Esta vez, el tirón de orejas le viene de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por su elevada desigualdad y precariedad salarial. En su informe mundial sobre salarios, señala que el 1% de los españoles cobra hasta el triple que el 99% restante. Además, el 10% de los trabajadores que más ganan se lleva el 23,3% de la masa salarial. Los que menos cobran reciben de media unos 3,5 euros por hora trabajada, mientras que en lado opuesto, la cifra alcanza los 55 euros, superando el promedio que se paga en las empresas más 'generosas' (22 euros). Asimismo, hay desigualdad entre hombres y mujeres, que es aún mayor en los puestos de alta responsabilidad. La OIT señala que por primera vez desde 2012, los sueldos subieron el año pasado. Pero dicho incremento no es "real" porque ya tenemos el mismo poder adquisitivo que antes de la crisis, por lo que no ha habido mejora en estos años. En cuanto a la reciente subida del SMI aprobada, la OIT lo ve de forma positiva y dice que sería "interesante" que aumentara más a lo largo de la legislatura. ¡Rajoy y compañía, tomen nota! También pide a España que acabe con la desigualdad y el estancamiento salarial para poder tener un crecimiento equitativo, ya que estos dos aspectos derivan en descontento social e inestabilidad política. A pesar de la subida del SMI, que en 2017 será de 707,6 euros al mes si se efectúa en 14 pagas (825,5 euros en 12), España sigue a la cola de Europa y sin cumplir la Carta Social Europea. Como saben, dicho documento establece que el SMI debe ser el 60% del salario medio (establecido en 2.188,25 euros/mes) y para ello tendría que ascender hasta los 1.312,95 euros mensuales. Las conclusiones del informe de la OIT llegan el mismo día que los últimos datos del coste laboral. Según el INE, acumula ya tres trimestres de caídas, lo que es positivo porque las cotizaciones sociales suponen el 27,9% del indicador. Claro que no debemos olvidar que las empresas españolas son las que más cuotas pagan, comparadas con el trabajador. Y estos altos impuestos laborales frenan la contratación, potenciando la economía sumergida y no reduciendo el elevado paro. Paralelamente, asistimos al primer ataque del PSOE a la reforma laboral: pide que los subcontratados tengan las mismas condiciones que los de la empresa principal. El martes presentarán una proposición de ley en el Congreso, según ha anunciado Antonio Hernando, para acabar con el "núcleo duro de la precariedad y devaluación salarial". Por su parte, el portavoz de Empleo del grupo socialista, Rafael Simancas, ha afirmado que "la subcontratación y externalización es legal y positiva si se hace bien", pero se ha convertido en una herramienta para "tirar los salarios y las condiciones". Cristina Martín [email protected]