• Su plan consistía en nombrar presidente a José Manuel Loureda, con el de vicepresidente y un Ceo.
  • No obstante, quienes controlan el Consejo (Manrique-Carceller-Sanjuan) apoyan a Manrique.
  • Y no olvidemos que Loureda cedió 5 millones de acciones a Manrique como aval para un crédito.
  • Eso sí, para los partidarios de José Romero, la batalla no ha hecho más que empezar.
Al menos, ya sabemos, donde está cada cual en la batalla de Sacyr. En teoría, José Moreno Carretero, el hombre que ha realizado la operación que le sitúa como primer accionista individual de Sacyr, con un 12,5% del capital. El plan de Moreno Carretero, en vísperas de la Junta de Accionistas (jueves 8) consistía en pedir la cabeza de Manuel Manrique (en la imagen), actual presidente, y sustituirle por José Manuel Loureda (7,6%), como presidente no ejecutivo. Él se convertiría en primer ejecutivo en calidad de vicepresidente y con un equipo directivo renovado.  Con todo el apoyo de Tomás Fuertes (el Pozo, 5% del capital). Ocurre que los contrarios, con menos acciones pero más consejeros, le han puesto la proa. Hablamos de Demetrio Carceller, el propio Manuel Manrique y el grupo canario, además de Matías Cortes, que invertir, lo que se dice interesante, no invierte un euro pero figura en el Consejo junto a Augusto Delkáder, nada menos. Así que el grupo que lidera el actual presidente, Manrique, considera que la conjura ha sido vencida. Además, recuerdan que no se enfrentan a Moreno-Fuertes-Loureda, dado que este último, uno de los fundadores de la constructora, avaló con cinco millones de acciones de la empresa (más del 1% de su capital) un crédito del Sabadell a Manuel Manrique, avala que sigue vigente. En otras palabras, lo más probable es que Loureda no apoye a los rebeldes. En definitiva, el primer asalto lo ha ganado Manrique, aunque los partidarios de José Moreno Carretero aseguran que la batalla no ha hecho más que comenzar. Eulogio López [email protected]