• Lo más importante: la cifra de negocios ascendió a 1.414 millones de euros, el 5,6 % más.
  • El resultado bruto de explotación (Ebitda) mejoró el 6,5% y sumó 165 millones.
  • Pero el problema continúa siendo... la deuda.
  • La deuda financiera neta del grupo se situó en 4.134 millones de euros, un 22,5% menos que en junio de 2015.
Sacyr logró un beneficio neto de 64,4 millones de euros entre enero y junio, lo que supone un incremento del 4,4% que en el primer semestre del año pasado, ha informado este viernes el grupo constructor y de servicios a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La cifra de negocios ascendió a 1.414 millones de euros, el 5,6% más, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) mejoró el 6,5% y sumó 165 millones. La compañía atribuye el aumento de las ventas y del ebitda a la favorable evolución de las actividades de Concesiones, Servicios e Industrial, cuyo buen comportamiento compensó la desaceleración de la actividad de construcción. Para Sacyr, los resultados del primer semestre confirman el buen comportamiento operativo de los negocios del grupo y la consolidación del crecimiento estratégico en los mercados internacionales en los que opera. "El cuidado de la rentabilidad y la generación de caja, tras la que existe una rigurosa selección de los contratos y un control exhaustivo de los riesgos y costes asociados a los mismos, marcan la evolución operativa", añade la compañía. Por áreas de negocio, los ingresos de Construcción bajaron el 8,2% (687 millones), fundamentalmente por la desaceleración de la actividad de la filial portuguesa Somague. El Ebitda fue de 26,8 millones y bajó el 25,6%, un dato que, no obstante, Sacyr califica de "muy positivo" teniendo en cuenta el entorno difícil en España, Portugal y otros mercados. La división de Concesiones facturó el 0,3% menos (263 millones), pero incrementó su Ebitda el 10,9% (99,67 millones) tras desinvertir en algunos activos. La filial de servicios, Valoriza, elevó sus ingresos el 9,7% (399 millones) y su resultado bruto de explotación, el 0,5% (31 millones). Sacyr Industrial, la división más joven del grupo, logró unos ingresos de 188 millones, el 66% más, y arrojó un Ebitda de 13,2 millones, el 75,2% más. El grupo cerró el mes de junio con una cartera de pedidos valorada en 26.381 millones de euros, el 52% de ellos en el exterior. La deuda financiera neta del grupo se situó en 4.134 millones de euros, el 22,5% menos que en junio de 2015. Del total de la deuda, 2.315 millones están ligados a actividades de la compañía, que subraya que 1.840 millones corresponden a proyectos concesionales que se cubren con los flujos de caja generados por las operaciones. Otros 1.291 millones corresponden al crédito por la participación del 8,4% que mantiene en Repsol, "cuyo coste financiero se cubre con el dividendo y cuyo sobrante se destina a las sucesivas amortizaciones parciales". En resumen, Sacyr despierta pero la deuda continúa siendo demasiado elevada. José Ángel Gutiérrez [email protected]