• La ampliación de capital para adquirir TSB es un paso casi definitivo en esa línea.
  • Tras el fallecimiento de Lara y la marcha de Andik, el presidente del Sabadell ha dejado de creer en el accionariado estable.
  • Es más, poco le importa que a la actual ampliación de capital acuda Planeta, Martínez o Gilinski… o que se diluyan.
  • Y respecto a los accionistas hispanoamericanos cuenta con que son financieros puros: se irán cualquier día.
  • Ahora bien, una cosa es diluir a los grandes mediante absorciones y otra distinta dividendar las nuevas acciones. 

Al final, el Sabadell de Josep Oliú busca 1.600 millones de euros en el mercado para adquirir el banco británico TSB. Algunos piensan que se trata de una pieza demasiado grande para el Sabadell pero eso a Pep Oliu (en la imagen) le importa poco. Tras el fallecimiento de José Manuel Lara y la marcha de Isaac Andik, el presidente del Sabadell ha dejado de creer en el núcleo duro. Él mismo, con las sucesivas ampliaciones de capital, se ha ido diluyendo. Y no le importaría que no acudieran a la ampliación Planeta (Hemisferio) o los dos grandes inversores hispanoamericanos, cada uno de los cuales posee un 5% del capital: el mexicano David Martínez y el colombiano Jaime Gilinski. Además, ambos son financieros puros, éste más que aquel.

Ahora bien, una cosa es diluir a los grandes accionistas y otra cosa olvidarse de dividendar a los nuevos accionistas. Ahora mismo, el Sabadell juega a órdago y eso siempre resulta arriesgado.

Eulogio López

[email protected]