• La Corporación pública prevé ingresar 22 millones menos de los presupuestados para este año.
  • ¿La razón? Menos ingresos comerciales por "limitaciones crecientes a la actividad comercial" y menores aportaciones de las telecos.
  • Su presidente, José Antonio Sánchez, espera bajada del gasto, a pesar del incremento en programas (3,24 millones) y los JJOO (55 millones).
  • Por fin, logrará equilibrio por primera vez en sus cuentas desde que se aprobó la Ley de financiación en 2010.
  • Una de las tareas pendientes de Rajoy es revisar la financiación de RTVE, aunque no se atreve a contrariar al Duopolio.
Este martes, la Corporación RTVE ha remitido un comunicado para informar que prevé alcanzar el equilibrio en sus cuentas de 2016. Parece que su presidente, José Antonio Sánchez (en la imagen) es un funambulista contable. Y es que no le dejan ingresar más dinero, al mismo tiempo le obligan a gastar más, pero consigue equilibrio. ¡Curioso! RTVE prevé ingresar 22 millones de euros menos de los presupuestados para este año (977,93 millones). Este incumplimiento de las estimaciones se debe a que hay menos ingresos comerciales por "las limitaciones crecientes a la actividad comercial de RTVE" y también a las menores aportaciones de las telecos (108 millones, 27 millones menos de los recogidos en el presupuesto). Al mismo tiempo, Sánchez espera una bajada del gasto de unos 19 millones y que el "buen comportamiento de todas las partidas" compense el aumento (3,24 millones) en gasto de programas, cuyo importe se situaría en 342,83 millones. Además, Sánchez se vio obligado a hacer frente a los JJOO de Río de Janeiro, por la labor de servicio público, cuyo importe superó los 55 millones. Mientras, la partida de gastos de personal se comporta dentro de lo calculado en el presupuesto. Al hilo de esto, conviene subrayar de nuevo el sobredimensionamiento de la plantilla: RTVE: tiene 6.400 empleados, el doble que el Duopolio (unos 1.400 de Mediaset y unos 1.800 de Atresmedia). Si se cumplen sus optimistas previsiones, la Corporación logrará equilibrio por primera vez en sus cuentas desde la aprobación de la Ley de financiación en 2010 -que eliminó la publicidad-. Esto es una noticia positiva, teniendo en cuenta que en 2014 cerró con un déficit de 134 millones y el esfuerzo en disciplina financiera de los últimos tres años, pero no acaba con los problemas. Como saben, una de las tareas pendientes del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es revisar la financiación de RTVE, aunque no se atreve a contrariar al Duopolio y mucho menos después del acuerdo malicioso de Soraya con los dos gigantes mediáticos de España. Por tanto, no parece que Rajoy vaya a tener en cuenta la propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) -vuelta de la publicidad, que supone mentar la bicha a Mediaset y Atresmedia-, ni las críticas de la SEPI -tasas impuestas a telecos y a televisiones privadas son insuficientes-. Cristina Martín [email protected]