• El ajuste de plantilla ha supuesto un ahorro de 2.251 millones de euros.
  • Se consolida la recuperación en España: la cifra de negocio aumenta un 2,5%.
  • Cuidado con Reino Unido (13,7% de la facturación total): los ingresos caen un 12,5% y el ebitda, un 11,4%.
  • La deuda continúa por encima de los 48.500 millones de euros pero ya ha comenzado a reducirla (Telefé, Telxius…).
  • En definitiva, los colapsos cíclicos de la liquidez de la compañía se solucionan a golpe de venta gracias a la importante cantidad de activos que posee el grupo.
Flaca es la memoria de los humanos. Hace unos pocos meses, allá por el mes de octubre, describíamos una situación bastante sombría sobre la compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete. Y no era para menos ya que, justo la mañana de presentación de las cifras de resultados cerradas a 30 de septiembre, dejaban caer en el registro de la CNMV un hecho relevante anunciando un recorte del dividendo para los ejercicios 2016 y 2017. El motivo, los problemas para destinar tesorería a la reducción de una deuda que al final del tercer trimestre ascendía a 49.984 millones de euros (M€) y que a 31 de diciembre bajó hasta los 48.595M€. Como es costumbre en la casa, esta reducción se debió básicamente a las recurrentes realizaciones de activos, que en este último trimestre han sido la venta de Telefé por 287M€, la generación de caja libre (2.055M€) y en sentido contrario, el pago de 534M€ por dividendo y cupones. Y otro epígrafe de los eternamente recurrentes, los 140M€ por el pago de compromisos de origen laboral. A lo largo de los 9 primeros meses, estos pagos ya habían ascendido a 738M€. Y deben dar gracias a que los tipos de cambio están jugando en su favor a la hora de valorar la deuda denominada en divisas. Mientras, en la cuenta de explotación, el crecimiento de accesos a las redes ha tenido un crecimiento del 0,7%, destacando el crecimiento del acceso FTTH/cable un 23,9%. En el otro sentido, ha registrado un descenso del 12,6% de los accesos de mayoristas. El reflejo de estos porcentajes en el importe neto de la cifra de negocios ha sido de un descenso del 5,2% respecto al 2015, y representan ventas por 52.036M€. Los gastos operativos registran una caída del 11,7%, donde la política de ajuste de plantilla (otro clásico en la casa hasta que consiga la adecuación que hace mucho tiempo vengo pregonando) ha supuesto una reducción del 21,8% de los gastos de personal, esto es, un ahorro de 2.251M€ (evidentemente los costes de esta reestructuración ya han ido pasando en su momento por la cuenta de resultados vía provisiones). Así, la compañía presenta un ebitda de 15.118M€ que supone un 14,3% más que el obtenido en 2015. Aquí están comprendidos 1.399M€ de provisiones para los manidos gastos de reestructuración, de los que 1.290M€ han sido provisionados en el último trimestre, seguramente a la espera de corroborar la bondad del ejercicio en cuanto al resultado, o para no alarmar más a los accionistas que después de las noticias sobre los dividendos, deben estar ya al borde de un ataque. Los resultados financieros han descendido en un 14,9%, situándose en los -2.219M€, favorecidos por la situación de los tipos de interés en la zona euro, las coberturas para las deudas denominadas en libras esterlinas y, en el resto, por la situación de los tipos de cambio. Finalmente, el resultado neto de 2.369M€ representa un incremento de 1.753M€ respecto al año anterior. Por áreas geográficas Telefónica España presenta un crecimiento del 2,5% en la cifra de negocios y 2.131M€ en su ebitda, casi idéntica cifra en la que descienden los gastos de personal. Telefónica Deutschland baja un 4,9% en su facturación y un 3,4% en su ebitda. Para no ser tedioso en los datos geográficos solo añadiré los de Telefónica Reino Unido por su importancia en la cuenta de resultados ya que representa el 13,7% de sus ingresos. Así, la filial inglesa ha reducido un 12,5% sus ingresos de explotación y un 11,4% su ebitda. El motivo es el impacto de la situación de O2 Refresh en la comparativa con 2015. Al final, mi opinión continúa siendo la misma que ya expuse en octubre pasado. Los colapsos cíclicos de la liquidez de la compañía se solucionan a golpe de venta gracias a la importante cantidad de activos que posee el grupo. Lo hemos visto recientemente con Telxius, cuya venta (40%) ha reportado unos ingresos de 1.275M€. En el mismo sentido, el problema de la sobredimensión operativa de la compañía, en especial en España, lo soluciona a golpe de talonario. A esto hay que unir ahora la situación de incertidumbre económica en Reino Unido, que puede dinamizar o hundir totalmente el contencioso O2. Rodrigo de Silos [email protected]