• El operador ferroviario gana 37,3 millones, un 117% más que hace un año, cuando tuvo pérdidas por 209 millones.
  • Un hito logrado gracias a los mayores ingresos ( 10%), al buen rumbo del AVE y a la contención de gastos.
  • Claro que la deuda, a pesar de ser inferior, aún es muy elevada: se prevé que cierre 2015 en 4.668 millones.
  • La compañía se prepara y provisiona 49,8 millones para el plan de bajas incentivadas y la devolución de la extra de 2012.
  • De la liberalización del AVE a Levante y la subcontratación de Cercanías no hay nada. Y ahora tiene que adjudicar un 'megacontrato' de 30 trenes AVE.
En la tarde del lunes, se conocieron los resultados de Renfe, que pese a ser buenos no se anunciaron a bombo y platillo, y sólo estuvieron al alcance de unos pocos. Por primera vez en su historia, la compañía pública ha tenido beneficios, pero encima de la mesa tiene múltiples temas pendientes, cuya resolución se seguirá haciendo de rogar. El operador ferroviario ganó 37,3 millones de euros en 2015, una cifra que supone un 117% más respecto a la del año anterior, cuando registró unas pérdidas de 209 millones. Una noticia muy positiva, que refuerza la tendencia mostrada en las cuentas del primer semestre, cuando los números rojos fueron de 60,28 millones, un 52,6% inferiores a los del mismo periodo de 2014. Un hito que Renfe ha alcanzado por diversas razones. En primer lugar, gracias a los mayores ingresos, ya que han crecido un 10%, hasta los 3.266,5 millones. Una cifra que supera en más del doble a la registrada en el primer semestre del año (1.493 millones). Segundo motivo: el buen rumbo del AVE. Su cifra de viajeros se incrementó un 8,1%, superando los 19,4 millones. Esta cifra influyó de forma muy positiva para que el operador registrara un récord de viajeros en larga distancia, con 30,8 millones ( 3,8%). Además, los servicios públicos de alta velocidad (Avant) ascendieron hasta los 6,7 millones de viajeros ( 7,2%), por lo que los beneficiarios de la alta velocidad superaron los 37 millones de personas. Y en tercer lugar, cabe destacar la contención de gastos. El operador ferroviario logró que se situaran en 2.773,7 millones, sólo un 0,7% superiores a los de hace un año. Por sociedades, Renfe Viajeros es la que presentó las mejores cifras. Su beneficio neto alcanzó los 6,8 millones, su Ebitda creció un 85%, hasta los 379,5 millones, 2.712,7 millones en ingresos ( 3,2%) y menores gastos (-3,7%). Y todo ello, gracias, sobre todo, a la mayor facturación ( 9,4%) y a un resultado neto de 91 millones en las líneas de alta velocidad. Renfe Fabricación y Mantenimiento cerró con un Ebitda de 8,5 millones, mayores ingresos ( 3,1%) y mayores gastos ( 5,6%) por el aumento de las grandes reparaciones. Por su parte, el resultado de Renfe Alquiler de Material Ferroviario alcanzó los 1,9 millones. Mientras, Renfe Mercancías presentó el peor balance: pérdidas de 39,7 millones ( 27%) y menores ingresos (249,5 millones; un 3,9% inferiores a los de 2014). Pasemos a la deuda. A pesar de ser inferior a la de año anterior, aún es muy elevada, pues la compañía prevé que cierre 2015 en 4.668 millones. Y por si acaso vinieran tiempos peores, Renfe se prepara y ha provisionado 49,8 millones para el plan de bajas incentivadas, que afecta a los empleados con más de 25 años de antigüedad, y la devolución de la extra de 2012. Recuerden que en 10 años la mitad de la plantilla se jubila, por lo que no le compensa hacer un ERE. Pero Renfe también tiene múltiples temas pendientes. En concreto de la liberalización del AVE a Levante y de la subcontratación de Cercanías no hay nada. Y es que la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, no se ha atrevido cuando tenía tiempo y ahora ya no lo tiene. Por cierto, cada vez son más los directivos de Renfe que hablan de no liberalizar el AVE  pero sí de 'concesionar' Cercanías. Y por último, Renfe tiene que adjudicar un 'megacontrato' de 30 trenes AVE por valor de 2.642 millones para modernizar su parque y adaptarlo al progresivo aumento de demanda de viajeros. Una decisión que ha postergado hasta el verano. CAF, Alstom, Siemens, Talgo, Bombardier e Hitachi son los seis fabricantes que aspiran a llevarse el concurso y, aunque la producción en España da un valor añadido no es condición imprescindible para llevarse el gato al agua. Cristina Martín [email protected]