• El presidente del operador ferroviario era consejero de la empresa pública Madrid Calle 30 cuando se hizo el 'megaproyecto'.
  • Al igual que Gallardón, no acudió a su comparecencia ante la comisión de investigación abierta en el consistorio madrileño.
  • El asunto también podría salpicar al máximo dirigente de Adif, Juan Bravo, que en aquel entonces era concejal de Hacienda.
  • Eso sí, por lo menos los resultados de Renfe hasta agosto no son malos, a pesar de la subida ( 27,5%) del canon de Adif.
  • Pero el plan de internacionalización peligra, tras perder el contrato del AVE de California.
Renfe ha filtrado sus resultados de los ocho primeros meses del año, una forma de contrarrestar un contexto que no es el más propicio. Desde hace unos meses, Podemos (más concretamente, Ahora Madrid, su marca blanca en la capital) va a por Alberto Ruiz Gallardón al investigar las obras y el mantenimiento de la M-30, un asunto donde se intenta involucrar a Juan Alfaro (en la imagen), actual presidente del operador ferroviario. Alfaro era consejero de la empresa pública Madrid Calle 30, encargada del mantenimiento de los túneles de la M-30, cuando se hizo el 'megaproyecto' siendo Gallardón alcalde de la capital. Al igual que el exministro, el presidente de Renfe no acudió a su comparecencia ante la comisión de investigación abierta en el consistorio madrileño por iniciativa de Ahora Madrid y con el respaldo de PSOE y Ciudadanos. El tema también podría salpicar al máximo dirigente de Adif, Juan Bravo, que por aquel entonces era concejal de Hacienda y Administración Pública en la capital. Y como saben, el 'megaproyecto' de Gallardón disparó la deuda madrileña, además de tener elevados sobrecostes. Todo ello podría no agradar al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, del que dependen tanto Renfe como Adif. Y aunque, por ahora, en su Departamento afirman que no hay nada sobre el posible cese de Alfaro, conviene recordar que recientemente De la Serna ha cortado una cabeza (la de José Manuel Vargas, que dejará de presidir AENA, donde le sustituirá Borja Prado o bien Julio Gómez-Pomar), pero podría no ser la única. Eso sí, por lo menos los resultados de Renfe hasta agosto no han sido malos (gana 50 millones y podría tener beneficios en el conjunto del año), a pesar de la subida del canon que se paga a Adif en concepto de circulación de los trenes por las vías y uso de estaciones y otras instalaciones ferroviarias. En concreto, dicho canon ha crecido un 27,5%, hasta situarse en 516 millones de euros, y es un problema para De la Serna: si baja, Adif pierde y si sube, Renfe sale perjudicada. Pero el tema de Madrid Calle 30 no es la única piedra en el zapato de Alfaro: el plan de internacionalización de Renfe peligra tras perder el proyecto del AVE de California. Y es que la alemana Deutsche Bahn se ha adjudicado el primer contrato (asesoramiento en diseño y definición de aspectos técnicos y comerciales) relacionado con la explotación del primer AVE de EEUU que unirá Los Ángeles y San Francisco. Cristina Martín [email protected]