• La empresa pública pierde 2,19 millones de euros hasta junio, un 96% menos que hace un año.
  • Y todo apunta a que logrará cerrar el ejercicio con beneficios, como ya hizo en 2015.
  • Además del AVE, la clave del semestre ha sido el canon que paga a Adif, que se ha reducido un 2,3%, hasta los 305 millones.
Los ingresos de Renfe aumentaron un 5,4% durante los seis primeros meses del año, hasta los 1.574 millones de euros, gracias al transporte de viajeros en trenes AVE y Larga Distancia, que han supuesto el 42% de todos los ingresos, esto es, 664,4 millones de euros, un 4,3% más que en 2015. La cosa cambia si hablamos de Cercanías y Media Distancia, considerado como servicio público. Según los datos difundidos por la compañía el lunes por la tarde a través de Europa Press, este servicio, que recibe compensaciones públicas, facturó 355,2 millones, lo mismo que un año antes. A la vista de esto, no se entiende que el Gobierno quiera liberalizar el AVE. Oiga usted, deje el AVE como está, que marcha bien, y 'concesione' Cercanías, que va mal. Es la opción preferida del presidente de Renfe, Pablo Vázquez (en la imagen), pero sin ningún éxito en el Ministerio de Fomento. El próximo Gobierno, si es que lo hay en algún momento, tendrá que replantearse el futuro del sector. Es una de las tareas que deja pendiente Ana Pastor, que ahora puja con Patxi López para ver quién de los dos es el presidente del Congreso más fugaz de la democracia. Si Cercanías va mal, Renfe Mercancías va fatal. Los ingresos cayeron un 11,6%, hasta los 111,33 millones, lo que llevó a unas pérdidas de 20,9 millones, sólo un 1,7% inferiores a las registradas un año antes. Está claro: la clave del semestre ha sido, una vez más, el AVE. Pero no ha sido la única. La contención de gastos también ha jugado un papel importante, sobre todo la referida al canon que Renfe paga a Adif por la utilización de la infraestructura. Es la principal partida de gasto y, en su momento, como recordarán, fue el escollo para la liberalización del AVE a Levante. Pues bien, en la primera mitad del ejercicio, este peaje se ha reducido un 2,3%, hasta los 304,9 millones de euros. También descendieron los gastos financieros (un 30%), pero se dispararon un 14,5% -hasta los 27 millones- los relacionados con la participación de Renfe en el AVE a la Meca. Pablo Ferrer [email protected]