• Y además, los bancos atrapados (HSBC, Santander y Caixabank) se cansan: están eligiendo deuda subordinada… a nada.
  • El mayor acreedor bancario ya no es ni el Santander ni Caixabank, sino el británico HSBC.
  • PRISA sobrevive gracias al favor político, concretado en los grandes bancos y empresas del Ibex.
  • El patrimonio neto de la sociedad dominante es de 148,6 millones de euros, cifra inferior a las dos terceras partes de su capital.
  • Es decir, que sin las recalificaciones de deuda ordinaria en préstamos participativos estaría en causa de disolución.
  • El resultado continúa en caída libre y este año volverá a cerrar en pérdidas por la nueva normativa sobre fondos de comercio.
  • Pero Janli Cebrián sigue ofreciendo consignas para salvar la democracia… mientras el "imperio Prisa" se desmorona gracias a su gestión.
A pesar de que mis análisis han de ser económicos, en el caso de PRISA no puedo resistirme a que la introducción al comentario sobre los resultados de los nueves primeros meses del presente ejercicio tenga un comienzo político/social. Y es que, durante los últimos días, a propósito de la posible abstención del PSOE en la investidura del presidente Rajoy, se han vuelto a poner de manifiesto los motivos por los que PRISA continua "viva" en el negocio de los medios. Por mor de que ustedes, mis sufridos lectores, me consideren un pesado, volveré a repetir que Cebrián es acreedor de muchísimos favores devengados durante la transición, post transición y actualidad, con algunos políticos, en especial con el PSOE (¿verdad, sr. González?). El País, vocero de cabecera de González,  ha vuelto a darle cancha para de un golpe de estado en toda regla contra el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conseguir imponer las "recomendaciones" del Ibex y conseguir cerrar un periodo de incertidumbre política que probablemente estaba perjudicando la estabilidad económica de sus empresas. Esto tiene un precio, que PRISA y, en su nombre, Juan Luis Cebrián, se están cobrando, como siempre lo han hecho, en la parte personal, echando arena en el incendio provocado por las acusaciones de El Confidencial por su presunta implicación en la polémica de los "papeles de Panamá"; en el empresarial, escurriendo las responsabilidades societarias de un grupo en estado económicamente vegetativo, que continúa siendo un paciente eterno de una UCI de la que nunca saldrá. Existen unas razones clarísimas por las que PRISA va sobreviviendo a la quiebra en la que se encuentra. En el folleto con los resultados a septiembre de 2016 se indica que el patrimonio neto de la sociedad dominante, (por supuesto incluyendo las deudas convertidas en préstamos participativos), es de 148,6 millones de euros, cifra inferior a las dos terceras partes de su capital. Es evidente que sin las recalificaciones de deuda ordinaria en préstamos participativos estaría en causa de disolución, los acreedores están eligiendo deuda subordinada a nada. Así, en los últimos meses se ha aprobado la emisión de bonos necesariamente convertibles por 32,1M€ suscritos por HSBC, Santander y Caixabank, y otros 68,6 millones suscritos exclusivamente por HSBC, que es la entidad que más está metida en esta ratonera. La deuda bancaria, a pesar que ha bajado de 1.697,7M€ a 1.587,4M€, gracias a las amortizaciones realizadas con el producto de la venta de C y la reciente ampliación de capital, mediante subastas con descuentos de entre el 15 y el 16%, en la última ya ha habido un tramo sin descuento lo que puede indicar el hartazgo de las entidades atrapadas. La cuenta de resultados se intenta maquillar con la típica excusa del impacto de los resultados de cambio. Ya conocen mi opinión sobre estas escusas, el riesgo es el riesgo y si tus negocios en su mayoría están en los llamados hasta hace dos días emergentes, (ya sabes que cuando los tipos eran favorables no dabas las mismas justificaciones que cuando vienen mal dadas). El resultado neto ha vuelto a caer 14,0 millones de euros respecto a los 43,6M€ de los del pasado ejercicio, los ingresos de explotación han bajado un 3,8%, que han dejado el Ebitda también un 1,6% por debajo del conseguido en septiembre de 2015. Y eso que la cuenta de resultados ha recibido un regalo en forma de rebaja de los gastos de financiación en un 29,2%. Las diferentes unidades de negocio han estado en la línea de la cuenta de resultados consolidada, y solo la organización de eventos (Cebrián tiene muchos amigos) y un ligerísimo repunte de prensa y radio, han evitado una debacle mayor. Un último dato numérico. El cash Flow operativo ha bajado a 58,3M€ de los 72,0M€ del 2015. No quiero ni pensar qué pasará al cierre del ejercicio cuando, en aplicación de la nueva normativa sobre los fondos de comercio, tengan que amortizar 59M€: adiós cuenta de resultados. ¿Serán capaces de seguir manteniendo la falacia de su valor? Además, en el El País las cosas van bastante mal y ha tenido que recibir una inyección de 30,6M€, ya que se encontraba incurso en causa de disolución por su situación patrimonial, a causa de las continuas pérdidas. Pero Cebrián sigue subido en su pedestal conspirador y sigue ofreciendo consignas para salvar la democracia, mientras el "imperio Prisa" se desmorona gracias a su gestión. Rodrigo de Silos [email protected]