• Sorprendentes los ingresos por comisiones (345,6 millones), que suponen el 66% del margen de intereses (620,6 millones).
  • El margen bruto cae un 5,4% y el margen de explotación se estanca (-0,6%).
  • Las provisiones para fallidos bajan un 5,4%, pero siguen siendo muy elevadas: el 85% del margen de explotación.
  • Los trucos contables están en otros resultados de explotación, de donde brotan 75,5 millones, el 79,5% más.
  • Con todo, la entidad vasca gana 150,3 millones, un 38,8% más que en 2013.
Los resultados anuales de Kutxabank confirman un pronóstico. A la caja vasca, que en solvencia no le gana nadie (lo probaron los test de estrés del BCE), se le complican las cuentas, nunca mejor dicho. El pronóstico ratifica eso de que Mario Fernández dejó al nuevo presidente de la entidad, Gregorio Villalabeitia un negocio típico en caída libre. Con las cuentas de 2014 nada mejora. El beneficio de Kutxabank fue de 150,3 millones en 2014, un 38,8% más que un año antes, y eso a pesar de una caída del 13,3% del margen de intereses, hasta 620,6 millones de euros. En otras palabras, gana bastante más pero falla precisamente en el negocio típico bancario (margen entre créditos y depósitos). Del margen de intereses sólo se salvan dos partidas: los sorprendentes 345,6 millones de ingresos por comisiones (léase por gestión de fondos de inversión y de pensiones), un 7,5% más, y el ROF (resultado por operaciones financieras), que aumenta un 13,8%, hasta 175 millones. Pero lo importante cuantitativamente son las comisiones, que suponen el 66% del margen de intereses (620,6 millones). La partida para créditos, sin embargo, descendió un 4,9%, hasta 43.467 millones de euros. Y también descienden un 26,3% los resultados que aportan empresas participadas por la entidad (apenas 18,6 millones). El margen bruto de Kutxabank cae un 5,4% por los menores gastos de administración (-4,5%), hasta 693,9 millones, y de amortizaciones (un 31,6%, hasta 78). Y paralelamente, el margen de explotación se estanca (baja un 0,6%). Pero es en este epígrafe, casualmente, donde está parte de la explicación de resultados. Por un lado, es verdad, descienden un 5,4% las provisiones de la entidad para fallidos, pero sigue siendo una partida muy elevada: 407,3 millones de euros, el 85% del margen de explotación. Y por otro, está la 'partida fantasma' de los 75,5 millones que logra por 'otros resultados', que mejoran un 79,5%. La explicación que da la entidad está en el impulso de su actividad en el negocio asegurador, "tanto por la mejora de la actividad típica, como por la puesta en valor de determinadas carteras de seguros" (sic). Rafael Esparza [email protected]