• El grupo textil aumenta las ventas un 15,3% y logra un beneficio de 2.875 millones de euros, un 15% superior al del ejercicio anterior.
  • Zara continúa siendo el buque insignia: sus ventas representan el 65,2% del total.
  • Principales mercados: Europa -sin España- (44%), Asia (23,5%) y España (17,7%).
  • La innovación es fundamental: invierte 1.522 millones para instalar Rfid, el sistema que le permite tener controlados los stocks en tiempo real en todas las tiendas del mundo y gestionar eficientemente las transacciones, también en tiempo real.
  • La compañía anuncia que aumentará el dividendo un 15,4%, hasta los 0,60 euros/acción.
Este miércoles ha presentado resultados la sociedad presidida por Pablo Isla, Inditex, y lo hace con la constante de un número mágico en su cuenta de resultados, el '15', 'la niña bonita'. Bonita, especialmente para la compañía, que parece no tener techo en sus ventas. De nuevo crecen en la cifra interanual y llegan a los 20.900 millones de euros (M€), un 15,36% más que en 2014 (primer '15'). Record de ventas que desbanca por primera vez a la hasta ahora todo poderosa Mercadona, líder en ventas en el mercado de los grandes comercios españoles. Este crecimiento de la facturación se encuentra perfectamente cimentado en la estrategia de apertura de tiendas físicas en todo el mundo, que en este ejercicio han tenido un crecimiento neto de 330 nuevos puntos de venta. Inditex cuenta ya con 7.013 tiendas en un total de 88 mercados del mundo. El otro canal, la venta online, ya cubre 29 mercados del mundo. Todas las marcas de la compañía han conseguido incrementos en sus ventas interanuales. Destaca Zara, la marca insignia, que consigue un crecimiento del 17,5%, con unas ventas de 13.628 M€ que representan un 65,2% de las ventas totales del grupo. Por zonas geográficas, las ventas en Europa -sin España- suponen un 44% del total, seguidas de las realizadas en el mercado asiático (23,5%) y de las del mercado español (17,7%). El resultado operativo de la compañía ha crecido un 14,5% (segundo '15'), situándose en los 4.699M€, propiciado, evidentemente, por el crecimiento de las ventas y la contención en los gastos de explotación. Para no ser menos, el último '15' corresponde al resultado neto del ejercicio, 2.875M€, lo que supone un crecimiento del 15% respecto al resultado obtenido en el pasado ejercicio. Resultado que marca claramente distancias con competidores directos en el mercado como H&M, que continúa muy lejos de poder alcanzar los grados de eficiencia que está consiguiendo Inditex, especialmente a lo largo de los últimos ejercicios. Estos excelentes resultados han llevado a la compañía a anunciar que el dividendo del ejercicio ascenderá a 0,60€ que, 'cómo no', es un 15,4% más que en el ejercicio anterior. Todos estos datos de la compañía no son gratuitos y responden a un modelo de negocio que se está manifestando extremadamente eficaz, donde la deuda financiera prácticamente no existe, donde los flujos de efectivo generados por las operaciones de explotación han sido de 4.500M€, con un patrimonio de 11.410M€, y donde los activos corrientes suponen el 70% del total del pasivo y donde las existencias solo son el 26% de ese activo. Vamos, un balance ideal. A esto se ha de añadir la preocupación de Inditex por mantenerse en la primera línea de innovación tanto tecnológica como industrial. Así, en el ejercicio 2015, destinó 1.376M€ que tenía presupuestados -más 146M€ extras- a inversiones materiales. Entre estas inversiones destaca la destinada a la llamada Rfid. (Identificación por radiofrecuencia), sistema que le permite tener controlados los stocks en tiempo real en todas las tiendas del mundo y gestionar eficientemente las transacciones, también en tiempo real. Esta innovación de Inditex funciona en 1.542 puntos de venta de su red, y espera llegar a los 2.000 durante este ejercicio. Su expansión continúa de una forma firme y hasta 'glamurosa'. Hace apenas una semana abrió otra tienda de 4.400m2, en New York, en un edificio emblemático de la ciudad que compró por 280M de dólares. Inditex está siendo la renovadora de la antigua forma de comercio. Incluso, está ocupando edificios que El Corte Inglés, en su momento de declive, está abandonando. Por ejemplo, el de la calle Preciados de Madrid, donde se instalará una nueva macro tienda de Pull&Bear. Rodrigo de Silos [email protected]